Contrato de la vía Mulaló - Loboguerrero sigue vigente pero aún no tiene licencia ambiental

Escuchar este artículo

Contrato de la vía Mulaló - Loboguerrero sigue vigente pero aún no tiene licencia ambiental

Junio 02, 2020 - 11:50 p. m. Por:
Redacción de El País

En los últimos días creció la preocupación en la región por el futuro incierto de esta obra vial de 32 km, que es la única de cuarta generación en el Valle del Cauca y que todavía no arranca.

Cortesía para El País

El contrato de concesión de la vía Mulaló-Loboguerrero continúa vigente hasta el momento, según confirmó la Agencia Nacional de Infraestructura, ANI.

Voceros de la entidad aseguraron que la obra sigue pendiente de la información adicional que pidió la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla y que debería entregarse en noviembre.

Pese a esta información, en los últimos días creció la preocupación en la región por el futuro incierto de esta obra vial de 32 km, que es la única de cuarta generación en el Valle del Cauca y que todavía no arranca, a la espera de la licencia ambiental.

Miguel Vargas, gerente de Covimar, entidad concesionaria de la obra, explicó que actualmente están atendiendo el requerimiento de la Anla, actividades que se vieron afectadas por la cuarentena, pero que reiniciaron esta semana.

Lea además: Gobernación del Valle retomará atención al público en la sede central desde este miércoles

Aún así dijo que “el concesionario está abierto a colaborar y a dar un paso al costado, si con ello la ANI y las autoridades de la región pueden adoptar una solución de fondo, para lograr la ejecución del proyecto con una alternativa que beneficie a la región y resuelva la solicitud de la comunidad de Pavas”.

Agregó que “lo que sí sucedió es que la comunidad que se opone al proyecto escribió una carta muy fuerte, primero a la Gobernadora del Valle y luego a la Presidencia, tratando de desvirtuar, sin fundamento técnico, científico o jurídico, el trabajo realizado por la concesionaria”, comentó.

Sobre el proyecto

María Isabel Alvarado, directora del Observatorio de Infraestructura del Valle, destacó la importancia que reviste la vía Mulaló - Loboguerro para la competitividad no solo de la región sino del país y por lo cual, esta fue estructurada como el único proyecto 4G del Valle del Cauca.

“El desarrollo integral de la infraestructura del departamento es un propósito conjunto del sector privado y público de la regional, de ahí la importancia de lograr la efectiva ejecución de los proyectos estratégicos como lo son Mulaló-Loboguerro, el Dragado del canal de acceso al puerto de Buenaventura, la vía Buga-Buenaventura y la nueva Malla Vial que ya se encuentra en proceso de licitación”, aseguró.

Agregó que como región es necesario reiterar el valor que todos estos proyectos representan por lo cual “debemos continuar avanzando en la construcción de acciones que permitan hacer realidad cada una de estas grandes iniciativas que desde el Valle fortalecen y mejoran el encadenamiento productivo del país”, dijo la vocera del Observatorio de Infraestructura.

De ahí que las alertas en la región se mantienen por la posibilidad de que el concesionario, que asegura ha invertido unos $250.000 millones en el proyecto de Mulaló, deje el contrato.

El acta de inicio del este se firmó en el 2015 y hasta la fecha no se ha logrado la licencia ambiental, por lo que no hay avance de obras.
Inclusive ya se está pensando en alternativas para que los recursos públicos, de vigencias futuras, previstas para este proyecto, no se pierdan (en caso de que no se realice) y se direccionen a otras obras del departamento como el dragado de la bahía de acceso a Buenaventura.

Al respecto Germán Jaramillo, director de la Fundación Empresarial para el Desarrollo de Yumbo, destacó que en este momento este proyecto es indispensable para la reactivación económica del Valle del Cauca y “confiamos en la palabra del Gobierno y del Presidente Duque en que esta obra se sacará adelante y que el Valle no renunciará a ella”.

Agregó que “estamos convencidos de que los nuevos estudios técnicos, que está realizando el concesionario, seguramente ratificarán que no existen riesgos sobre el acuífero, que es lo que preocupa a la comunidad”.

Confía este líder gremial que superado esto, el proyecto de $2 billones, tendría el camino despejado, pero que para ello se requiere el respaldo del Gobierno Nacional.

Lea además: Gobernación del Valle retomará atención al público en la sede central desde este miércoles

A propósito

Según Covimar, la concesionaria ha venido trabajando “incansablemente” y de manera rigurosa en la recopilación de la documentación y presentación de la información establecida en la normatividad y las diferentes solicitudes de las autoridades la ambientales.

Miguel Vargas, gerente de Covimar, afirmó que la información que están preparando no corresponde a un nuevo estudio de impacto ambiental, porque este ya fue radicado en agosto de 2017. “De acuerdo con diversos especialistas, este segundo requerimiento de información, no aportará resultados distintos a los obtenidos en anteriores estudios”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS