Un paciente narra cómo fue su experiencia al practicarse la cirugía bariátrica

Escuchar este artículo

Un paciente narra cómo fue su experiencia al practicarse la cirugía bariátrica

Diciembre 11, 2019 - 03:45 p. m. Por:
Valentina Azcárate Hernández,  Integrante del Semillero UAO-El País
Cirugía bariátrica

La cirugía bariátrica es un conjunto de modalidades de intervención quirúrgica usadas para el tratamiento de la obesidad y reducción significativa del peso.

Foto: El País

“Tenía un peso de 108 kilogramos. Mi alimentación era completamente desordenada, abundante en harinas y grasas; se me presentaba mucha dificultad para las diferentes actividades físicas como caminar, subir gradas y bailar”, comentó J. V., quien decidió cambiar su vida cuando accedió hacerse la cirugía bariátrica.

El sobrepeso afectaba su salud: le generaba apnea del sueño, dolores musculares, reflujo gástrico; los exámenes médicos estaban altos en todos los factores de riesgo (triglicéridos, colesterol, etc). Tenía temor de comer casi todos los alimentos porque la molestia con el reflujo era casi instantánea, su autoestima estaba cada vez más deteriorada y comprar ropa se volvió un tormento, ya que podía comprar solo lo que le quedaba bueno y no lo que le gustaba.

Tomó la decisión de operarse en el Centro Médico Imbanaco porque debía ponerle fin a la obesidad, ya había intentado con dietas y ejercicios y no obtuvo resultados. “Mi estado de salud después de la cirugía mejoró sustancialmente, ahora los exámenes me salen en óptimas condiciones, la apnea del sueño desapareció por completo, volví a dormir plácidamente y esto permitió recuperar calidad de vida”, afirma.

“Ahora puedo comer sin el temor del reflujo, con la conciencia de hacerlo saludablemente. Recuperé la autoestima y la confianza en mí, ahora puedo ponerme lo que me gusta sin limitaciones y la relación con mi esposa, fue como volver 20 años atrás”, confiesa.

Así le cambió la vida a J. V. después realizarse la gastrectomía en manga por laparoscopia, uno de los procedimientos quirúrgicos usados para el tratamiento de la obesidad. Esta es una de las modalidades de cirugía bariátrica, que producen la disminución significativa del peso corporal.

También están la cirugía bypass gástrica y banda gástrica, que se practican en el Centro Médico Imbanaco, que el pasado 31 de octubre abrió la nueva Unidad de Cirugía Bariátrica, la cual busca brindar una atención integral a los pacientes que sufren de obesidad.

De acuerdo con el especialista en Cirugía General y Cirugía Laparoscópica Avanzada, José Pablo Vélez, esta idea surge para atender al 57% de los colom- bianos que padecen de obesidad.

Esta es una enfermedad que es resultado del desequilibrio entre el ingreso de energía y su gasto, lo que produce un balance positivo y la acumulación de grasa con el consecuente aumento de peso, siendo un trastorno metabólico y nutricional que causa serias consecuencias para la salud.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), más de cuatro millones de personas mueren en el mundo por obesidad y sobrepeso. La tercera parte de la población mundial sufre de esta enfermedad, 600 millones de adultos y 120 millones de niños caen en el rango.

“La cirugía bariátrica es una herramienta muy importante para cambiar la calidad de vida de una persona en situación de obesidad. Pero la cirugía no es mágica, el paciente debe entender que debe hacer unos cambios significativos en su vida, como disminuir la ingesta de azúcares, gaseosas, alimentos muy irritantes, con mucha grasa y tener actividad física constante. Una vez que el paciente lo entiende y se encuentra dispuesto hacerlo, está listo para operarse”, explica el especialista José Pablo Vélez.

Cuando el paciente se opera, lo más importante es el acompañamiento posquirúrgico, donde se recuerda al paciente todo lo que debe seguir haciendo para que la cirugía sea exitosa, como evitar el alcohol, asistir a los controles, hacer los cambios de fases alimenticias, etc, esto le permite tener una recuperación mucho más amena y rápida.

Aunque parezca difícil despedirse de estos hábitos, un paciente que ha pasado por esta cirugía, puede llevar una vida normal, al cabo de un año puede volver a comer lo que usualmente comía, pero solo que va comer la cuarta parte de ello.

“La ventaja es que el paciente se va sentir igual de lleno que cuando se comía un plato excesivo, porque la sensación de llenura es real, ya que se producen unos cambios hormonales que hacen que el paciente tengan una pérdida de apetito”, comenta el especialista Vélez. “Muchas personas después de un año de cirugía, cuando han perdido más de 50 kilogramos, dicen que no saben de qué se estaban despidiendo, porque su calidad de vida mejoró totalmente”.

“La cirugía fue una de las mejores decisiones que he tomado, me devolvió calidad de vida, que a veces, nos acostumbramos a vivir sin ella”, dice J.V.

Después del año de cirugía la misión es mantener el peso, pues un paciente que ha seguido todas las recomendaciones ya debe tener una actividad física frecuente y seguir un plan nutricional. Sí el paciente consume azúcares, alcohol, o comida con exceso de grasa antes de este tiempo, lo que hace es frenar su pérdida de peso y crear efectos contrarios en la recuperación de la cirugía.

El IMC

Para definir la obesidad se utiliza la fórmula de índice de masa corporal (IMC), donde se divide peso sobre la estatura. Si este resulta por encima de 30, se considera obesidad.

La cirugía bariátrica se recomienda para las personas que tengan un IMC de 40kg/m2 o más, con o sin trastornos de salud. También para quienes tienen un IMC de 30kg/m2 y padezcan otros trastornos.

No son aptos para esta cirugía quienes padecen de desórdenes psicóticos o depresión severa aún no tratada; patologías que comprometan la vida a corto plazo, que sufran de bulimia nerviosa activa o abuso de alcohol o dependencia de drogas y trastornos endocrinos no controlados.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad