Escuchar este artículo

Terapeuta habla de los sueños durante la pandemia y la importancia de dormir bien

Septiembre 07, 2020 - 11:50 p. m. Por:
Redacción de El País
Dormir, murjer dormida, sueño

Normalmente hay 4 ciclos de sueños y dentro de cada ciclo hay 4 fases. La fase más importante es la tercera.

Pixabay

“Este año ha sido el periodo de tiempo en que más sueños he interpretado. Ha sido una locura”, admitió la coach e intérprete de sueños, Pilar Ibañez, haciendo referencia al tiempo de la pandemia.

Sin embargo, Ibañez explicó que más de la mitad de los sueños que interpretó eran ‘sueños de limpieza’, que pudieron confundirse con ‘pesadillas’, y que hacen referencia al periodo del sueño en el que la mente solo libera el estrés e información innecesaria que se ha almacenado en el día, y que no permiten llegar a un sueños más ‘luminosos’ y reparador.

Según la terapeuta, la nueva realidad también ha hecho que las personas estén durmiendo menos y sufran más insomnio, “lo que quiere decir que ya no se demoran 20 minutos en quedarse dormidos, sino que se vuelven facetas de hora y media, en las que no pueden alcanzar el sueño profundo y eso, aunque puede ser por un tema clínico, también ocurre porque a la gente le cuesta mucho desapegarse de lo que está pasando afuera”, explica la terapeuta.

Terremotos apocalípticos, robos de dinero, inundaciones e incendios, son algunos de los sueños que le narraron a Ibañez en consulta, quien recalca que ese tipo de ‘pesadillas’ son “pura limpieza de emociones y pensamientos”, donde el inconsciente trata de “repasar todas las cosas que ocurrieron durante el día”, y que no son sueños que tengan un verdadero mensaje.

La terapeuta recomienda que, para poder tener un buen sueño, la gente procure comer bien, tomar mucha agua, hacer ejercicio, y meditar, aunque sea cinco o siete minutos al día, ya que eso permitirá que se tenga tranquilidad en época de pandemia.

De hecho, en su último libro ‘REM Gaia’, que saldrá al mercado el 13 de septiembre, Ibáñez incluye en algunas páginas, unos códigos QR que dirigen a las personas a playlist para meditar, que ella misma crea en Youtube.

Según Ibáñez, se decía que antes de la pandemia el 40 % de la población estaba sufriendo de insomnio y ahora ese número aumentó a 60 %.

Pilar Ibáñez

Pilar Ibáñez es consultora en temas de felicidad; coach e intérprete de sueños.

Especial para El País

Lea también: Yoga en tiempos de pandemia

La importancia de dormir, según la experta, va más allá de un aspecto físico, ya que también ayuda a sanar aspecto psicológico como traumas.

“La interpretación de los sueños desde el punto de vista psicológico, ayuda a toda la parte de la personalidad y el ego”, ya que permite que a través de los sueños, por ejemplo, se solucionen problemas que en la vida real no pudieron resolverse.

Ibáñez recuerda que Freud y Jung hacían mucho uso de los sueños en las terapias y que Jung, en específico, hizo unos arquetipos para clasificar los sueños y saber en qué parte del inconsciente se encontraba lo que trataba de transmitir esa persona con la información de sus sueños.

Pero, los sueños, desde el punto de vista un poco más espiritual, también “ayudan en el proceso de crecimiento personal”, ya que “todos los sueños, o la mayoría de los sueños de los que nosotros hacemos la traducción, trae un mensaje y una tarea”, que son interpretados según el significado de los símbolos que aparezcan en sus fantasías y también del contexto del soñador.

Según Ibáñez, “cualquier persona puede interpretar sus sueños”, pero tiene que ejercitarse para recordar lo que ha soñado. La terapeuta aconseja escribir en un cuaderno o narrar en una nota de voz, todo lo que ocurrió mientras dormía y que preferiblemente sea justamente después de despertar, ya que “un sueño es como una puerta entreabierta, que muy sutilmente se va cerrando, hasta que se cierra del todo y lo olvidas”.

Vea también: Las recomendaciones de un psicólogo para afrontar el aislamiento selectivo

Igualmente recomienda alejar los malos hábitos, como tener horarios de sueño diferentes cada día y el uso de tecnologías como celulares, computadores o televisores antes de dormir y justo después de levantarse, ya que impiden, en un principio, tener un ciclo de sueño útil.

“De acuerdo al ciclo circadiano, de la medicina tradicional china, uno debería dormir entre las 9:30 p.m. o 10:30 p.m. y levantarse tipo 7:00 am.”, aunque eso puede variar entre la edad de la persona, ya que los jóvenes duermen más y los viejos empiezan a dormir menos. Pero, “al final, no es tan importante si se duerme mucho o poco, con tal de que se duerma profundo, porque hay gente que duerme un montón, pero se levanta como si le hubieran pasado una tractomula por encima. La idea es que el sueño sea reparador”, concluye la terapeuta, quien recuerda que para alcanzar esta meta se tienen que cumplir las cuatro fases del sueño: el adormecimiento, el sueño ligero, el sueño profundo o sueño reparador y el REM, donde se encuentran los sueños ‘vívidos’.

Normalmente hay 4 ciclos de sueños y dentro de cada ciclo hay 4 fases. La fase más importante es la tercera, la del sueño profundo, que es el sueño reparador.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS