Cáncer de páncreas motivó a Jack Andraka a crear un test para detectar fases tempranas

El joven que creó un test para detectar fases tempranas del cáncer de páncreas

Mayo 26, 2019 - 08:13 a.m. Por:
Jhon Montenegro, especial para El País
jack

En el 2013, la revista Time, de Estados Unidos, lo incluyó en la lista de las 30 personas menores de 30 años que cambiaron el mundo con su trabajo.

Especial para El País

Cuando tenía tan solo 15 años, Jack Andraka, investigador de los Estados Unidos, decidió empezar a trabajar para encontrar la forma de detectar el cáncer de páncreas en estadios tempranos. En el 2012, poco tiempo después de proponerse el objetivo, se convirtió en noticia: había encontrado un método preliminar para realizar el diagnóstico.

El investigador, quien ahora tiene 22 años y cursa estudios en ingeniería electrónica y antropología en uno de los centros educativos más importantes de los Estados Unidos, la Universidad de Stanford, en California, visitó Cali para dictar una conferencia en la Fundación Valle del Lili acerca de su experiencia y, de esta manera, inspirar a otros jóvenes con su historia. El País aprovechó su presencia para conocer sobre los impresionantes logros y proyectos que, a tan corta edad, él ha podido adelantar.

“Todo empezó cuando un amigo muy cercano a la familia murió por causa del cáncer de páncreas. En ese momento decidí investigar acerca de esta enfermedad y encontré que en la mayoría de los casos, debido a la tecnología existente, se diagnosticaba cuando ya estaba en un estadio muy avanzado”, asegura Andraka.

El joven, oriundo del estado de Maryland, en principio, decidió investigar por su cuenta. De manera autodidacta aprendió en internet sobre biología y todo lo que debía saber de la enfermedad, y se propuso cambiar la forma de diagnosticar el cáncer de páncreas.

Su idea se materializó luego de enviar infructuosamente a investigadores de la Universidad Johns Hopkins un número considerable de cartas exponiendo su investigación y manifestando que necesitaba apoyo. Hasta que el doctor Arniban Maitra, de la nombrada universidad, respondió a su solicitud y le brindó el apoyo científico necesario para crear un tipo de test de papel que contiene nanotubos (similar a la tira de prueba para diabéticos) a partir de una sustancia de carbono que cambia sus propiedades eléctricas si hay mesotelina (marcador bioquímico para detectar el cáncer) en la sangre.

En palabras de su creador, el método funciona de esta manera: se pone una gota de sangre del paciente en la tira de prueba de carbono, se esperan cinco minutos y luego se analizan los cambios en las propiedades, y se determina si probablemente hay cáncer o no.

A la fecha el prototipo ideado por Andraka se encuentra en el período de investigación clínica, en el cual se realizan pruebas para determinar si puede salir al mercado. El joven entregó los resultados de sus investigaciones a una organización (el nombre no fue revelado porque, según dijo, tiene un acuerdo de confidencialidad) que está llevando a cabo este proceso.

Por esa razón, todavía no es posible tener el prototipo creado por el estudiante estadounidense en Colombia ni en toda Latinoamérica. Pero la idea es que cuando llegue al mercado cualquier médico pueda diagnosticar tempranamente esta patología a un costo muy económico.
Según sus investigaciones, el valor de este test es 28 veces menor al de un examen para determinar la enfermedad. Además, sería 160 veces más rápido y 400 veces más sensible que los métodos de detección actuales. Y, hasta ahora, ha demostrado “tener alrededor de un 100 % de fiabilidad”, afirma.

Según la American Society of Clinical Oncology, entre el 45 % y el 55 % de los pacientes, aproximadamente, reciben el diagnóstico del cáncer de páncreas en estadio metastásico.

El objetivo del test para detectar el cáncer de páncreas, advierte, es que sea un primer filtro de evaluación para los pacientes potenciales de cáncer de páncreas: realizar la prueba con la tira de carbono y determinar si es necesario, de acuerdo a los resultados, hacer otras pruebas a profundidad para lograr un diagnóstico más completo.
Se presume que este método también podría utilizarse para detectar cáncer de pulmón y de ovarios.

De acuerdo con la American Cancer Society, “es difícil descubrir temprano” el cáncer pancreático. Debido a que este órgano está en una región profunda del cuerpo y, por lo tanto, “no se pueden ver ni palpar los tumores en sus etapas iniciales durante los exámenes físicos de rutina. Por lo general, las personas no presentan síntomas si no hasta que el cáncer ha crecido mucho o ya se ha propagado a otros órganos”.

Esta patología no causa ningún síntoma en sus etapas iniciales. Sin embargo, la ictericia (acumulación de bilirrubina, una sustancia verde oscura producida en el hígado), el dolor en la espalda y el abdomen, la pérdida de peso y la falta de apetito, las náuseas y vómitos, el agrandamiento de la vesícula biliar y el hígado, los coágulos sanguíneos, y la diabetes, son algunos de los factores más comunes cuando se manifiesta el cáncer pancreático.

La entidad también advierte que no existe ninguna forma de prevenir la enfermedad porque algunos factores de riesgo como la edad, el género y el antecedente familiar no se pueden controlar. Pero, con el fin de disminuir las probabilidades de riesgo, recomienda no fumar, mantener un peso adecuado, limitar el consumo de bebidas alcohólicas, y de ciertas sustancias químicas.

Por otra parte, según la American Society of Clinical Oncology, entre el 45 % y el 55 % de los pacientes, aproximadamente, reciben el diagnóstico del cáncer de páncreas en estadio metastásico, entre el 35 % y el 40 % cuando está localmente avanzado, y solo entre el 10 % y el 15 % cuando es extirpable.

Un futuro prometedor

Desde que Andraka empezó sus investigaciones han pasado varios años y cosas en el camino. Por ejemplo, en el 2012 ganó el primer premio en la Feria Internacional de Ciencia e Ingeniería gracias a la elaboración de la prueba para detectar el cáncer de páncreas. En dicha competencia sobresalió por encima de 1500 participantes de 70 países.

Otro de los pasos importantes que realizó Andraka en estos años fue su transición del aprendizaje empírico a la academia. Ahora adelanta estudios en antropología e ingeniería electrónica en la Universidad de Stanford. “Cuando ingresé a la universidad no fue nada fácil porque ya estaba acostumbrado a aprender autodidácticamente”, aseguró.
La meta del investigador, en la que ya trabaja, es hacerse doctor en medicina con maestría en salud pública. “Yo quiero aportar el mayor bienestar posible al mundo”, dice.

Pero su trabajo no se limitó a los estudios relacionados al cáncer. El estadounidense se encuentra trabajando en conjunto con el Quak Lab de la Universidad de Stanford en un nuevo biosensor de papel para la detección de enfermedades infecciosas y contaminantes ambientales, el cual puede detectar 20 enfermedades diferentes en cinco minutos a un costo de menos de un centavo de dólar.

Este biosensor “se distribuyó en más de 2500 comunidades de Tanzania, y puede detectar contaminantes como el mercurio y el plomo si se encuentran en el agua”, destaca. Según dice, estos proyectos empoderan a las comunidades para que cuiden el agua y sus propios recursos.
Andraka ha venido trabajando en esta idea durante los últimos años, y tiene como objetivo mejorar el acceso de esas comunidades de ese país africano al agua limpia. El joven trabajó en conjunto con las comunidades y logró crear una aplicación que permite determinar dónde se puede encontrar la fuente de agua limpia más cercana y la forma de tratar el líquido vital que ya está contaminado.

La experiencia del estadounidense invita a reflexionar acerca de las cosas que se pueden lograr. “Lo más importante es tener confianza en nuestras propias capacidades y ser conscientes de que por un tiempo no lo vamos a saber todo, pero que debemos seguir trabajando. Todos los jóvenes deben saber que nadie nace sabiendo todo. Deben encontrar algo en lo que crean y trabajar duro en eso con pasión”, aconseja.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad