Expertos le explican cómo detectar la depresión a tiempo

Enero 17, 2016 - 12:00 a. m. 2016-01-17 Por:
María Teresa Arboleda Grajales | Reportera de El País
Expertos le explican cómo detectar la depresión a tiempo

60% de las personas que necesitan atención por depresión en América Latina y del Caribe no la reciben.

Psicólogos y psiquiatras dan pistas para descubrir a tiempo esta baja del estado anímico que reduce al mínimo la energía psíquica de la persona. El depresivo requiere ayuda profesional, porque solo no puede superarlo. La familia es clave en su recuperación.

Con  frecuencia  personas que  consultan porque se sienten  mal, salen del consultorio con un diagnóstico que  no esperaban: depresión. Sin duda, es una situación que amerita total  atención, dado que quienes se han suicidado, primero pasaron por un proceso depresivo. Dicho de otro modo,  la consecuencia última de una depresión es el suicidio, explica  Carlos Alberto Segura Montenegro, psicólogo de la Universidad del Valle. Recientemente, se especuló que el  exarquero del Deportivo Cali y de la Selección Colombia, Faryd Mondragón, atravesó una crisis depresiva, por lo que  fue hospitalizado. Sin embargo, los médicos que lo atendieron dictaminaron que lo que sufrió fue una descompensación metabólica. No obstante, para muchos, algunos mensajes que escribió en redes sociales dejan entrever síntomas relacionados con la depresión. Esté sufriendo Faryd de depresión o no, lo cierto es que esta es una enfermedad a la que hay que prestar muchísima atención. La misma consiste en  una baja del estado anímico  que reduce al mínimo la energía psíquica, dejando a la persona sin  fuerzas para actuar sobre sus responsabilidades y en estado de disfuncionalidad social. En el libro ‘Sanamente 2’, del médico Santiago Rojas, se informa que esta es hoy   la principal causa de discapacidad en el mundo.Pistas para detectarla Hay varios indicadores para saber si una persona está pasando por una depresión, indica Segura. Estos pueden ser aislamiento, comer poco o incluso, no comer, pérdida de sueño, estado anímico bajo, diálogos pesimistas, cuando hablan, porque muchas veces ni siquiera hablan. En  el caso de las mujeres no se maquillan ni se peinan y  en casos extremos ni siquiera se bañan. Hay pesadez para levantarse en las mañanas, no por exceso de sueño, sino porque no hay las ganas. Hay deseos de morir, imaginación suicida. Estos síntomas son muy evidentes, por lo que se  le podría brindar un auxilio oportuno al deprimido, pero sucede que muchas veces no quiere recibir ayuda,  el pesimismo es tanto, que  piensa que no la necesita o que la que le brinden no le servirá. El  médico especializado en psiquiatría Rodrigo Viteri Mejía, agrega que la persona   pierde el gusto por las actividades que  disfrutaba: por la  comida, el deporte, el sexo, el trabajo, por interactuar con otros, incluyendo su familia y pareja. Si se pierde el apetito, se baja de peso y puede terminar perdiendo la vida por su propia mano. ¿Familia y amigos, cómo ayudar? La psicóloga Mabel Rojas Vélez, de Enlace Corporativo, recomienda que la  familia  y los amigos cercanos deben ser una  red de apoyo para el tratamiento y compañía, sin llegar a la sobrevaloración de la enfermedad ni la impaciencia y apatía al depresivo.  Lo primero es tener claro  que se debe buscar apoyo profesional, ayudarle a aceptar la depresión para poder iniciar un tratamiento en lugar de negar la situación. Se debe evitar hacer juicios o recriminaciones por la pérdida de interés del enfermo, pues hay que entender que  está sufriendo realmente, por ello se debe  evitar presionarlo para que socialice si no lo desea, o para que hable o esté con terceros. En otras palabras, no hay que darle consejos o  invitaciones a que se anime, que ponga de su parte, que salga, que se divierta. Todo esto  fracasará, porque el depresivo requiere ayuda,  solo no puede. Así las cosas, la familia necesita conocer esta  enfermedad para que sea apoyo y no un riesgo para el paciente, enfatiza la especialista. Contacto físico Otra forma de ayudarlo es con visitas cortas, ya sea en el comedor o en la habitación, si no quiere salir, afirma el  psicoterapeuta Segura. Deben ser entre cinco y diez minutos, proveyendo contacto físico, dependiendo de  la confianza, como  un abrazo o  tomarle la  mano.   Se debe apoyar llevándolo a  pasear,  si lo acepta,  a tomarse algo a un restaurante, ir a un  espectáculo, a actividades recreativas, culturales que puedan oxigenar su entorno.  Es conveniente, agrega, propiciarle contacto con la naturaleza, ir a  fincas, ríos, ojalá donde pueda meterse al agua, a lugares solitarios donde se le facilite llorar, porque los pacientes tienen  mucho llanto contenido y la falta de este no permite la evolución de la depresión. Y claro, hay que ofrecerle la ayuda  profesional requerida. Tanto hombres como mujeres pueden tratar  de ocultarlo y continúan sobre la marcha atendiendo sus ocupaciones, pero pueden sufrir infartos. Porque todo lo que sea de aguante lo absorbe el corazón o se puede desencadenar un derrame  cerebral, son como dos  bombas que estallan cuando una persona resiste mucho.  Causas sentimentales Una depresión severa, advierte   Carlos Alberto, se da cuando el paciente  no se levanta de la cama en cinco días, no contesta el teléfono, se sume en un estado profundo, como si  estuvieran en una muerte lenta.  Generalmente, la que se da después de las separaciones maritales es la de mayor intensidad, también aplica para noviazgos y ataca con más frecuencia a las mujeres. Para contactar a Carlos Alberto Segura Montenegro, psicólogo psicoterapeuta de la Universidad del Valle, puede hacerlo a través de: ingenieriapsicologica@hotmail.com y el número 315 5564890. 

VER COMENTARIOS