El 'milagro' médico que salvó la vida de tres niñas y le dio un premio a Imbanaco
Publicidad
Publicidad

El 'milagro' médico que salvó la vida de tres niñas y le dio un premio a Imbanaco

Noviembre 25, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Lina Torres Madriñán,  especial para El País
Médicos del Centro Médico Imbanaco.

De izquierda a derecha: Pedro Villamizar, Carlos Melo y Mauricio Copete, cirujanos pediátricos que llevaron a cabo la exitosa cirugía ahorradora de nefronas.

Foto: Raúl Palacios

Tres cirujanos pediatras y sus colaboradores, del Centro Médico Imbanaco, fueron reconocidos en el pasado XXII Congreso Colombiano de Cirugía Pediátrica 2018, por la presentación de un poster sobre una cirugía que realizaron, denominada ‘ahorradora de nefronas’.
La premiación tuvo lugar en fecha reciente en el Centro de Convenciones Ágora, en Corferias, de Bogotá.

Los especialistas Mauricio Copete, Carlos Melo y Pedro Villamizar expusieron todo lo relacionado con el poster (cartel) que ilustra y resume la cirugía ahorradora de nefronas (células del riñón), realizada por ellos a tres niñas que se encontraban afectadas por un tumor maligno. Esta intervención permitió que se conservara la máxima cantidad de nefronas, para evitar las posibles complicaciones que se pudieran presentar en los riñones.

“Llevamos una presentación de tres casos que operamos aquí, en donde tres menores presentaban un tumor maligno en ambos riñones, llamado tumor de Wilms. Por lo general, este normalmente da en un solo riñón y su solución siempre es retirar el riñón afectado, pero el reto aquí era qué hacer para proteger a ambos riñones y eso fue lo que hicimos, les quitamos los tumores y logramos preservar los tejidos renales”, explicó Mauricio Copete, cirujano pediatra del Centro Médico Imbanaco.

Además, agregó que fue necesario practicar una biopsia (procedimiento que extrae células o tejidos del cuerpo para ser examinados) para su diagnóstico, luego realizar una quimioterapia y radioterapia para disminuir el tamaño de los tumores para poder realizar el procedimiento.

“Hoy, la primera niña tiene 11 años y lleva 7 años sana; hace cinco le practicamos el procedimiento a la segunda niña, que actualmente tiene 9 años, y la última que fue intervenida hace unos meses, tiene un año y medio y está terminando la quimioterapia de manera exitosa y sus riñones están funcionando muy bien”, señaló el doctor Copete.

Por otro lado, el doctor Pedro Villamizar, también cirujano pediátrico y participante de este proceso, explicó que este procedimiento es una gran alternativa para los pacientes que se ven afectados por el tumor de Wilms, que por lo general se presenta en 1 de cada 200.000 a 250.000 niños, recién nacidos o mayores de 8 años.

Lea también: El trasplante de médula ósea, una cirugía que cambia vidas en Cali

Este tumor se produce por una degeneración de las células, es el segundo tipo de cáncer abdominal más frecuente en la edad pediátrica y es curable si se detecta a tiempo. Es silencioso y cuando se hace evidente, se palpa una masa en el estómago del paciente o comienza a tener sangrado en la orina. Por ello, esta cirugía ahorradora de nefronas, se realizó para no permitir que a las niñas se les hiciera un trasplante o una diálisis”, manifestó Villamizar.

¿Cómo se realizó el procedimiento?

Los procedimientos practicados en las menores de edad se hicieron por vía laparoscópica, un tema que llamó la atención en el XXII Congreso Colombiano de Cirugía Pediátrica. El cirujano Villamizar comentó que consistió en la introducción de una cámara a través del ombligo que permitió identificar el tumor y explicó que esta cirugía en pocas partes del mundo se ha realizado.

“Para su intervención no hubo necesidad de abrir a las pacientes, solo se realizaron unas pequeñas incisiones por las que se que pudo identificar la ubicación del tumor, hasta dónde llegaba y dónde comenzaba el tejido sano. En ese tejido hicimos un corte con el objetivo de conservar la parte necesaria de los riñones, para que mantuvieran su función vital y sin dejar residuos”, precisó el cirujano.

Por otro lado, explicó que el tumor de Wilms, en un 75 % de los casos, se presenta en niños sanos, mientras un
25% se asocia a anormalidades del desarrollo, como malformaciones en el tracto urinario y hemihipertrofia o crecimiento desproporcionado de un lado del cuerpo (como las piernas o varias áreas diferentes del cuerpo, incluyendo los brazos, la cara y la lengua).

Otros reconocimientos

El Centro Médico Imbanaco, en el mes de noviembre, también obtuvo dos premios internacionales en los que se encuentran “Mejor implementación de los estándares de calidad GS1”, en la “34th GS1 Healthcare Global Conference”, en Tailandia y el Premio internacional de arquitectura de “Innovación en la construcción”, a la nueva sede, por el diseño saludable para los pacientes y por ser amable con el medio ambiente, recibido en la ciudad de México.
Además, también obtuvo este año el premio al hospital más seguro del país, otorgado por la Asociación Colombiana de Hospitales y Clínicas (ACHC), en Bogotá, y el año pasado el Sello Dorado, premio a la máxima acreditación de calidad en el mundo,por la Joint Commision International (JCI) en Estados Unidos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad