Autoexploración en los niños: el tabú que muchos papás no derriban

Autoexploración en los niños: el tabú que muchos papás no derriban

Agosto 04, 2019 - 05:16 p.m. Por:
Daniel Urrea Hoyos, integrante del Semillero UAO-El País
Autoexploración / Imagen de referencia

Autoexploración / Imagen de referencia

El País

Si encuentra a su pequeño o pequeña tocando de manera diferente sus partes íntimas, no se alarme: la masturbación hace parte del autodescubrimiento de las personas y se presenta desde edades muy tempranas.

La autoexploración es una conducta normal de la sexualidad infantil que se convierte en un tema difícil e incluso incómodo para algunos padres de familia. Por definición, esta acción consiste en autoejercitar y estimular los órganos sexuales para obtener placer.

En el caso de los niños y niñas esta actividad no es muy diferente ya que se da principalmente por curiosidad y como respuesta sexual a un estímulo que les genera sensaciones agradables, es por eso por lo que la dificultad de los padres radica en la necesidad de entender y reconocer que los niños también son seres sexuales y que esto hace parte de su crecimiento.

Lea también: El amor también es cuestión olor: las claves para que no lo arruine

De acuerdo con Daniela Moreno, sexóloga de la Universidad de Barcelona, la exploración genital de los niños hace parte de una normalidad física y emocional que tarde o temprano deben experimentar, pero que se da de diferentes maneras, tanto en niños como en niñas.

En los varones suele presentarse primero, ya que notan un cambio físico en sus genitales y es cuando se presenta una erección, mientras que en el caso de las niñas esta acción de explorarse suele darse accidentalmente. En ambos casos, Daniela señala que no se trata de un ejercicio netamente de placer sexual o erótico, sino más bien de una respuesta física y natural.

Cabe señalar que este autoejercicio sexual no tiene una causa médica que la explique, pues Moreno sostiene que, en la mayoría de los casos, los niños se tocan cuando están aburridos o les hace falta algo (sueño, cansancio, falta de juguetes) y el realizar esto les genera tranquilidad y comodidad. La profesional también hace énfasis en que esto hace parte de su desarrollo evolutivo, el descubrimiento de su cuerpo y la respuesta natural a las nuevas sensaciones corporales.

Zabdy Sanz, psicóloga de la Universidad del Valle, plantea que históricamente este ha sido un tema tabú, controversial y lleno de mitos, hecho por el cual algunos adultos se han visto envueltos en los devenires de la cultura; por tal razón, es importante aclarar que la masturbación en los niños es una actividad completamente usual, vinculada con una etapa del desarrollo infantil.

La profesional también explica que no todos los niños realizan una masturbación directa, pero advierte que si la actividad se vuelve repetitiva y están utilizando objetos en medio de esta práctica o adquieren un comportamiento extraño y aislado, lo recomendable es buscar ayuda profesional porque se podría estar presentando una situación de abuso sexual. “Aunque no es una teoría exacta, si es un síntoma de que pueda estar sucediendo”, argumenta.

Por otra parte, y según Catalina Duque, Licenciada en primera infancia de la Universidad de San Buenaventura, es importante informar a los padres de familia que, en caso de encontrar a su hijo o hija en una situación como esta, lo mejor es tomar todo con calma y explicarle al menor el respeto y cuidado que debe de tener sobre su cuerpo. Además, aclararle que nadie los puede tocar y enseñarles a manejar bien el concepto de sexualidad, no culparlos ni regañarlos, pero sí dejar claro que tanto su propio cuerpo como el de los demás se respeta y se protege.

Desde las aulas de clase, Catalina recomienda que los padres de familia no se sientan incómodos cuando sus hijos hagan preguntas que giran entorno a la sexualidad, pues es deber de los mismos guiar de manera adecuada a sus hijos, contestando a sus dudas sin evasiones, sin mentiras y nombrando las partes de su cuerpo con el nombre qué es correctamente.

Añadido a esto, la docente subraya que los temas de esta índole no son un mito, sino más bien una realidad que necesita ser orientada, para así evitar situaciones que pueden resultar ser perjudiciales para los pequeños en ámbitos sexuales. Así mismo, logra que el menor tenga más confianza y seguridad en sus padres.

Para Julián R., padre de familia de un niño de 7 años, la autoexploración física de los menores es un tema importante de conversación a tratar con los niños, puesto que es una oportunidad para ganarse la confianza de ellos y así mismo guiarlos y enseñarles desde temprana edad el cuidado que debe de tener por su cuerpo, aunque admite que puede ser incómodo y hasta penoso hablar del tema, cree plenamente que es necesario romper con esos estigmas y empezar a educar en sexualidad es lo mejor para la formación del menor. “A uno de muchacho nadie, le hablaba de eso, hoy en día con tanta cosa, es mejor enseñarles a los niños, lo que está bien y lo que está mal en temas de sexualidad”, asegura este padre de familia de 41 años.

¿Qué hacer si se encuentra de frente con esta situación?

Los profesionales coinciden en varios puntos, que son:

1. No culpar, ni agredir, es importante recalcarles que no es una actividad mala, pero que debe ser algo íntimo y privado.

2. No ignorar la situación y convertirse en un canal de educación para que el menor tenga mayor conocimiento de su cuerpo.

3. Responder las preguntas de los niños, sin evasiones y censuras.

4. Dejar la vergüenza y trabajar la sexualidad de los niños cada vez que sea necesario.

5. Devolver las preguntas al niño, como forma para saber el origen de su pregunta.

6. En caso tal de que no esté seguro de como hablarle al pequeño o si la actividad le resulta demasiado incómoda, buscar ayuda de un psicólogo o sexólogo.

Como resultado, el portal web www.laguiadelniño.com dice “que si el niño consigue placer masturbándose, no es de esperar que lo deje” y sugiere que más que frenar esta actividad lo conveniente es reconducirlo para que lo haga en privado. Con el paso del tiempo, en la adolescencia la masturbación es compartida por casi todos los jóvenes y está ligada a los cambios hormonales; por lo cual tanto niños como niñas en algún momento de su vida se enfrentarán a esta situación, lo importante radica en la educación que se dé desde el hogar y las instituciones.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad