Un megacolegio en el Valle, lo que piden víctimas de masacre de los diputados

Un megacolegio en el Valle, lo que piden víctimas de masacre de los diputados

Enero 16, 2019 - 11:35 p.m. Por:
Redacción de El País
Familiares de diputados del Valle recibieron el libro que reconstruye la memoria de sus seres queridos

Familiares de diputados del Valle recibieron el libro que reconstruye la memoria de sus seres queridos

Ricardo Ortegón / El País

Que quienes ordenaron el secuestro de los doce diputados del Valle del Cauca y cometieron la acción construyan con sus propias manos un megacolegio que beneficie a la población de Florida y Pradera es la medida de reparación que piden los familiares de los políticos asesinados.

Así lo reveló ayer Julieta Lemaitre Ripoll, magistrada presidenta de la Sala de Reconocimiento de Verdad, de Responsabilidad y de Determinación de los Hechos y Conductas de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), durante la entrega del informe del primer año de funciones.

La magistrada explicó que entiende la resistencia que se ha creado ante la implementación de la justicia transicional y aclaró que “no se trata de impunidad, pero tampoco es venganza”.

"No es momento de desfallecer en la construcción de un país
en paz con verdad, justicia, reparación
y no repetición”,
Fernando Carrillo,
procurador general de la Nación.

Dijo que el reto es aprender de justicia restaurativa y contó que los familiares de los políticos plagiados y asesinados por la antigua guerrilla de las Farc llegaron a un acuerdo sobre la manera como quieren ser reparados.

Sebastián Arismendi, hijo de uno de los diputados, reveló que, antes de llegar a la audiencia en la que participaron ante la JEP en octubre pasado, los familiares consideraron que una manera de reivindicar a todas las víctimas, no solo a ellas, sino a las poblaciones afectadas por el conflicto armado, era construir un colegio donde una de las clases sea para contar esa historia.

Lea también: Los retos de la Comisión de la Verdad para esclarecer los hechos violentos en el Valle

“Nosotros no queremos que el colegio se haga por hacer. Es necesario que sea sostenible en el tiempo y que todos los niños reciban una cátedra en la que se les cuente la historia del Valle del Cauca, lo que ha sufrido por la guerra y también lo que vivieron los diputados”, agrega.

Mientras, Fabiola Perdomo, quien fuera la esposa del presidente de la Asamblea inmolado, sostuvo que las peticiones fueron varias, entre ellas, que se conozcan las versiones de alias Santiago y El Grillo, quienes se encargaron de sacar a los exasambleístas del recinto un jueves de 2002.
“En temas económicos no vamos a meternos, pero lo que sí queremos es que ellos con sus manos construyan ese colegio que sirva para resarcir a los habitantes de esa zona del Valle del Cauca que ha padecido el conflicto armado”, precisó Perdomo.

"Recordar y no olvidar para una paz sobre verdad, justicia, restauración y no- repetición. Nos unimos a la celebración del primer año de trabajo de la JEP”,
Patricia Llombart,
embajadora de la UE en Colombia

La exdirectora de la Unidad de Víctimas regional Valle, también sostuvo que hay otras pretensiones que hicieron de manera individual quienes participaron en la audiencia ante la JEP.

Precisamente, Sigifredo López, el único de los diputados que logró sobrevivir al cautiverio, pidió que también se embargaran los bienes incautados a los testaferros de las Farc, que ascienden a siete billones de pesos, además de los bienes que aparecen en los listados que los exjefes de esa guerrilla anunciaron que tenían.

“La idea es que esos recursos, así como el 50 % del sueldo de los congresistas que hacen parte del Partido Farc sean distribuidos únicamente entre las víctimas de ese grupo subversivo”, dijo López.
Ante esta petición de reparación, Gustavo Arbeláez, ‘Santiago’, a quien denominaron el ‘cerebro’ del secuestro de los asambleístas, señaló que “el compromiso es cumplir con lo que la JEP disponga”.

Balance

Un total de 11.675 personas se han acogido a la Justicia Especial de Paz, JEP. Así lo informó Patricia Linares, presidenta de ese tribunal, durante la presentación del informe del primer año de gestión.

Así mismo, precisó que se trata de 9687 excombatientes de las Farc, 1938 de la Fuerza Pública, 38 de agentes del Estado y 12 de protesta social.

"A un año de funcionamiento de la JEP,
lo más importante es el esfuerzo para dejar que actúe de la manera más coherente con el Acuerdo, eso pasa por la voluntad del Estado y la colaboración interinstitucional que le permita alcanzar sus objetivos”,
Victoria Sandino,
senadora de Farc

A la fecha la JEP tiene cinco casos entre sus expedientes, entre los que se destacan las investigaciones por las ejecuciones extrajudiciales o falsos positivos, y el tema de los secuestros perpetrados por esa guerrilla.

“Queremos enfatizar que la JEP actúa respetando el Estado de Derecho y decirle a la comunidad que somos una jurisdicción de paz, no de venganza”, aseveró Linares.

Por su parte, Juan Carlos Henao, uno de los representantes de la Academia que hizo parte de la creación de la JEP, recordó que esta nació para frenar el desangre del país que estuvo presente en varias décadas.
“Debemos analizar sin apasionamiento, todo lo que ha sucedido alrededor del funcionamiento de la JEP”, dijo el jurista.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad