Néstor Humberto Martínez: ¿qué implicaciones tendrán las marchas contra el Fiscal?

¿Qué implicaciones tendrán las marchas contra el Fiscal Martínez?

Enero 10, 2019 - 11:40 p.m. Por:
Redacción de El País
Néstor Humberto Martínez

Néstor Humberto Martínez es fiscal genera desde octubre de 2016. Su elección estuvo rodeada de críticas desde distintos sectores por sus conflictos de intereses.

El País

Masivas manifestaciones tumbaron al Fiscal General de Perú, luego de que él tomara decisiones que alteraron el curso de las investigaciones de la trama de corrupción relacionada con la constructora Odebrecht.

Impulsados por esa efervescencia, en Colombia se convocó a una manifestación para exigir la renuncia de Néstor Humberto Martínez, quien está impedido para investigar la relación de la constructora brasileña con empresas con las que él trabajó como abogado.

¿Qué tan posible es que renuncie el Fiscal General de la Nación por cuenta de las protestas?

La situación no es clara. Analistas consultados aseguran que en Colombia no existe la tradición de “renunciar por presión ciudadana” y que, además, habrá que esperar a que toda esa indignación se traslade de las redes sociales a la calle.

Lea además: Ocho preguntas sobre los tentáculos de corrupción de Odebrecht

Álvaro Forero, analista político, aseguró que las marchas no van a afectar a Martínez porque el país está sumido en la polarización y mientras unos dicen que están siendo perseguidos por la Fiscalía General de la Nación, otros sostienen que las críticas que se le hacen a la cabeza del órgano investigador son motivadas políticamente.

En Perú fue distinto —dice el experto—, Pedro Chávarry era de tendencia fujimorista, que ya está prácticamente caída. “El nuestro (Fiscal) tiene, en cambio, el apoyo del Gobierno y de los partidos principales, además del empresariado. Es un hombre mucho más fuerte políticamente”.

A eso se suma, según Forero, que son culturas políticas totalmente distintas: “países como Ecuador, Perú, están acostumbrados a llevar a la cárcel a los presidentes, a los ministros; acá, no. Pero lo que sí hacen las manifestaciones es mostrar que la corrupción es la principal preocupación”.

La convocatoria hecha desde distintas redes sociales por diferentes personas no es para realizar una marcha, sino un plantón en las plazas principales del país.

En esa misma línea hace su análisis Víctor De Currea Lugo, analista político, quien considera que lo primero que tiene que ocurrir es que la indignación no se quede en las redes sociales: “Mientras la gente se mantenga solo en Twitter o en Facebook, es difícil que un funcionario caiga. En cualquier otra democracia, cuando hay un problema judicial de bajo nivel, el director de la Policía termina renunciando; si pasa algo en un hospital de bajo nivel, el Ministro de Salud renuncia. Aquí no hay una cultura de responsabilidad política”.

Por eso, sentencia, es necesario que no solo se sume a la manifestación Asonal Judicial, sino los grandes medios de comunicación, que haya respaldo internacional y que el movimiento en las calles tome fuerza.

Precisamente Iván Garzón Vallejo, politólogo de la Universidad de La Sabana, sostiene que hay que esperar a que transcurran unos días para saber si las marchas “tumban” al Fiscal porque hay dos factores que no están claros: “No sabemos qué tan multitudinaria va a ser la manifestación y ese será un factor que explique el impacto del descontento que tienen los colombianos con Martínez” y “no sabemos qué papel ha asumido el Gobierno de Estados Unidos, hay requerimientos del Departamento de Justicia, pero no sabemos qué posición va a tomar y eso puede ser desequilibrante en toda esta situación”.

Agrega Garzón que jamás se debe subestimar el efecto de una movilización ciudadana porque podría ser aislada o generar un efecto político real. Pero Juan David Mesa, sociólogo de la Universidad Icesi, sostiene que “la presión que se ha gestado desde redes sociales, y próximamente en las calles, ha provocado y provocará reacciones encontradas en la opinión pública”.

Dice que hay un sector representado en la oposición que pide la renuncia del Fiscal General desde que se destapó el escándalo de corrupción del Fiscal Anticorrupción (Gustavo Moreno, que ya fue condenado en EE. UU.).

Hay otro sector —prosigue Mesa— representado en el oficialismo, que, a pesar de todos los escándalos, apoya a Martínez. En ese sentido, por la hegemonía de la que gozan las instituciones en Colombia, soportada por la “legitimidad” de la elección del Fiscal, “veo difícil que dicha presión repercuta en una eventual renuncia”.

“Quienes apoyan al Fiscal argumentan que fue elegido legítimamente. Este mismo argumento es usado, por ejemplo, por el oficialismo en Venezuela para justificar a Nicolás Maduro en el poder: sostienen que su Gobierno no es una dictadura porque fue elegido en las urnas”.

Ahora bien, agrega el sociólogo, para que una movilización tenga efectos políticos sobre las estructuras hegemónicas debe tener perdurabilidad en el tiempo: es decir, no debe ser fruto del calor del momento. “Si todo lo que se ha gestado desde las redes sociales se limita a un ejercicio de movilización de un solo día, Néstor Humberto Martínez terminará su cargo, tranquilo, cuando se le acabe el contrato”.

La cita está hecha para las 6:00 p.m. del viernes y se ha pedido que, preferiblemente, los asistentes lleven linternas para alumbrar en medio de la oscuridad.

"Tiempo de Martínez ya pasó"

La Asociación Nacional de Funcionarios y Empleados de la Rama Judicial (Asonal) anunció que se unirá a la manifestación programada para hoy en contra del fiscal Néstor Humberto Martínez. Así lo dio a conocer el movimiento sindicalista por medio de una carta.

“No dudamos en solicitar la renuncia de Néstor Humberto Martínez, pues se evidenciaba con suficiencia que se presentaba un conflicto de intereses que afectaba la imparcialidad de quien debía acusar sobre tan nefasto entramado de corrupción”, reza el comunicado haciendo referencia a los presuntos nexos que Martínez tendría con el escándalo de Odebrecht.

Según el movimiento sindical, la renuncia del Fiscal General se hace impostergable debido a que la entidad que lidera se debe caracterizar por la imparcialidad, autonomía e independencia en los procesos que se surten para erradicar la delincuencia y la corrupción en el territorio nacional.

“El clamor de los ciudadanos hace vigente la consigna de que los hombres pasan, pero las instituciones quedan y a nuestro juicio el tiempo de Martínez ya pasó”, asegura Asonal.

A interrogatorio

Tras la inspección judicial en los Juzgados Primero y Cuarto de Ejecución de Penas y Medidas de Seguridad de Barranquilla, la Fiscalía llamó a interrogatorio a los funciona- rios judiciales que le concedieron la libertad a Guido Nule el pasado 28 de diciembre por haber cumplido las tres cuartas partes de su pena por el ‘carrusel de la contratación’.

Lo irregular para la Fiscalía es que los funcionarios no habrían revisado a cabalidad los requisitos de la ley. ”Específicamente no se observa que se haya pagado o asegurado la indemnización a las víctimas de que trata el artículo 64 del Código Penal”, dijo la vicefiscal María Paulina Riveros.

La delegada de la Fiscalía aseguró que los despachos fueron los encargados de emitir decisiones que hoy tienen fuera de prisión a Emilio José Tapia Aldana (detención domiciliaria); Guido Alberto Nule Mariño, en las playas de Barú, y Mauricio Antonio Galofre Amin, responsable de una defraudación en Bogotá superior a los $500.000 millones.

Lea además: Ocho preguntas sobre los tentáculos de corrupción de Odebrecht

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad