Habla la nueva senadora de Nueva York que es hincha del América y desafía a Trump

Habla la nueva senadora de Nueva York que es hincha del América y desafía a Trump

Noviembre 11, 2018 - 08:00 a.m. Por:
Manuela Rubio Sarria / Reportera de El País 
Jessica Ramos

Jessica Ramos, senadora estatal de Nueva York.

Especial para El País

"Todos los días pasa algo nuevo con Trump, habla incoherencias, dice cosas racistas, xenófobas, homófobas y misóginas; decidí lanzarme porque ahora más que nunca necesitamos fortalecer el Partido Demócrata y la mejor manera de manejar mi rabia, mi tristeza y mi rencor es en acción positiva por mi comunidad”.

Estas son las palabras de Jessica Ramos, hija de inmigrantes colombianos que el pasado domingo alcanzó la victoria en el Distrito 13 de Nueva York, Estados Unidos, y estará durante los próximos cuatro años en la legislatura de ese estado para “hacerle frente a Donald Trump”.

Cuenta que el amor por el activismo y el servicio se lo debe a sus padres. Su madre es pereirana y su papá bugueño, eran miembros del Partido Liberal, sindicalistas y por eso la criaron con ideales gaitanistas.

La mamá de Jessica cruzó la frontera mexicana sola a los 24 años, y su padre fue arrestado en una redada de inmigración en el lugar de trabajo a principios de la década de 1980, por lo que pasó varios días en un centro de detención.

Ramos, orgullosa madre de dos hijos, que ha trabajado por los derechos de los inmigrantes, trabajadores y mujeres, habló con El País de los proyectos que emprenderá en su distrito, reafirmó sus críticas al presidente Trump e incluso fijó su posición sobre la política colombiana.

¿Cómo inició su carrera política?

Mi formación política inició cuando mis papás participaron como activistas del Partido Liberal Colombiano y en mi adolescencia fui elegida presidenta del Consejo de la Juventud Liberal Colombiana de Nueva York, en el año 2002, y luego fui elegida presidenta del Partido Liberal Colombiano de Nueva York en el 2005.

Duré una década trabajando en el movimiento sindical de la Gran Manzana y los últimos tres años fui la directora de Medios Latinos para la Ciudad de Nueva York, así que trabajé mucho en temas de derechos de inmigrantes y trabajadores.

Lea también: Elecciones legislativas dejan al Congreso con más mujeres en la historia de EE. UU.

Su padre nació en Buga. ¿Usted ya ha estado en ese municipio del Valle del Cauca?

Sí, he ido muchas veces, además tengo familia de mi abuela paterna en el barrio Benjamín Herrera, de Cali. Soy hincha fiel del América de Cali, me declaro salsera y me da rabia cada vez que no puedo ir a la Feria de Cali.

¿Qué le dice su padre ahora, luego de alcanzar la victoria en las elecciones del Distrito 13 de Nueva York?

Él se siente orgulloso porque mi padre fue del grupo de activistas que luchó por la representación latina en Nueva York, ese fue su trabajo inicial. Mi distrito es el más diverso del país, hay una gran generación de inmigrantes, no solo de la comunidad latina, también de la comunidad musulmán. Todos empezamos a organizarnos y a realizar coaliciones de trabajo, pues hemos estudiado y nos hemos criado juntos.

Su distrito es el más diverso, no solo porque se hablan 160 idiomas también está la comunidad Lgtbi, ¿qué proyectos tiene para todos esos colectivos?

Sí, es la segunda comunidad Lgtbi más grande de Nueva York, también está la translatina, y hablando con ellos hemos encontrado varias problemáticas que son complejas. Entre eso hay que asegurarse que no haya discriminación laboral y que haya empoderamiento económico, acceso a servicios médicos y también a servicios reproductivos.

Lea también: Estas son las mujeres musulmanas que llegan por primera vez al Congreso de EE. UU.

Hablando de servicios reproductivos, usted es una referente feminista, pues ha sido reconocida por la Cámara de Comercio de Mujeres de Queens por su defensa de esa comunidad, ¿cuál va a ser su papel para proteger los derechos de las mujeres?

Debido a la nominación y confirmación de Brett Kavanaugh (acusado de acoso sexual) al Tribunal Supremo, corren peligro los derechos reproductivos de las mujeres.

Ahora prácticamente se quitó la posibilidad a la mujer de hacerse un aborto, y el problema es que la ley que existe en el estado de Nueva York es vieja y anticuada. Queremos pasar el acta de salud reproductiva, que le quitaría el estado de criminalidad a la mujer cuando escoge abortar en determinadas semanas.

En este momento, si una mujer neoyorquina, así sea por razones médicas, escoge esa ruta después de determinadas semanas de embarazo, tiene que viajar desde Nueva York a otro estado, que por lo general es Colorado, para poder hacerse un procedimiento limpio y seguro.

También está el hecho de que en mi distrito hay muchos inmigrantes, es una población grande de mujeres indocumentadas, y las mujeres solemos escoger el aborto por razones económicas más que nada; sabemos que proveer esos servicios será muy importante para todas.

Lea también: Las tres mujeres de origen colombiano que harán parte del Congreso en Estados Unidos

Usted compitió en su distrito contra José Peralta, quien ya llevaba ocho años en ese cargo. ¿Cuál fue la clave para ganarle?

En los últimos dos años de legislatura él se salió de la conferencia de los demócratas y empezó a apoyar una mayoría republicana en el senado estatal. Por ende, empezó a bloquear muchas de las reformas progresistas que hemos apoyado por tanto tiempo. Entonces él traicionó los valores progresistas de aquellos que votamos por él, terminó mostrando lo que en realidad es y después no apareció para votar un tema importante, que son los fondos que le hacen falta a las escuelas públicas en el estado de Nueva York.

También fue importante el apoyo que recibió del alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, e incluso The New York Times publicó un editorial apoyándola...

Yo creo que ellos y las personas lograron entender lo que está pasando y ahora más que nunca necesitamos demócratas verdaderos. Desde el inicio queríamos formar un equipo fuerte para hacerle frente a Donald Trump y eso fue lo que logramos.

¿Ahora el Senado estatal será mayoría demócrata?

Sí, logramos muchos más escaños, y eso significa que la cosa va a cambiar, hay un clima político diferente al que hemos estado acostumbrados acá en Nueva York desde hace tantas décadas.

Durante su campaña usted le hizo una fuerte crítica al transporte neoyorquino, específicamente al metro, ¿cuál es el problema?

Yo no tengo licencia de conducción, por lo tanto soy usuaria permanente del metro, y ese sistema de transporte no está funcionando bien financieramente y parte de la razón es que la Autoridad Metropolitana de Transporte, MTA (por sus siglas en inglés), es una entidad no completamente gubernamental porque también funciona con dos privadas. Debido a esa situación, no es una agencia que se presta para mucha contabilidad o transparencia.

No solamente son los trenes y buses y el servicio, también es la infraestructura en sí. Hasta ahora no hemos podido contar con que el estado de Nueva York invierta su atención en mejorar nuestro transporte público, así que yo propongo que sea una agencia estatal y de esa manera los fondos serán más transparentes.

El discurso de Trump está plagado de frases machistas y racistas, ¿qué piensa de esas posiciones?

El Presidente de mi país es un estúpido.

¿Y qué opina de la idea de construir un muro en la frontera con México?

Otra idiotez. El Presidente de mi país es impredecible. Todos los días pasa algo nuevo con Trump, habla incoherencias, dice cosas racistas, xenófobas, homófobas y misóginas y eso hay que combatirlo.

¿Pero qué se puede hacer ante esa realidad?

A nivel estatal es poco lo que podemos hacer porque las leyes de migración son del Gobierno federal. Sin embargo, nosotros podemos ofrecer ciertas protecciones a la comunidad indocumentada, estancadas en el Senado estatal por esa tal mayoría republicana. Hay tres proyectos de ley que beneficiarían muchísimo a la comunidad indocumentada aquí en Nueva York y a muchos colombianos en mi distrito también.

¿Y cuáles son esos proyectos?

El primero proveería a los estudiantes indocumentados acceso a pagar matrículas locales, que es un beneficio que no se les ha otorgado a pesar de pagar impuestos al Estado; el segundo es poder tener acceso a licencias de conducir, ya que solo se les otorgan a los documentados, pero tenemos una población que podría utilizar esas licencias para poder trabajar y contribuir a la economía; y el tercero es un proyecto de ley que les proveería a los inmigrantes arrestados por inmigración, el acceso a un abogado.

¿Y hablando de Colombia, cómo ve desde allá el Gobierno del presidente Iván Duque?

La verdad, yo me considero de la izquierda colombiana. Hace poco recibí la invitación a participar en una conferencia que dio el presidente Duque acá en Queens, pero dejaron hablar a algunas personas y a otras no. Yo he luchado contra los asesinatos de organizadores sindicalistas de las embotelladoras en Bucaramanga. Yo vengo de eso, mis papás eran liberales, soy gaitanista, para mi todo eso es importante.

¿Entonces no logró preguntarle nada al presidente Duque?

Al inicio me dijeron que podría hacerlo y después no se presentó la ocasión.

¿Y qué le quería preguntar?

Sobre el tratado de libre comercio, exactamente cómo estamos asegurándonos de que las corporaciones que se están beneficiando por el tratado estén tratando a nuestras tierras con respeto.

Lea también: Latinos, musulmanes e indígenas, entre los miembros del más diverso Congreso de EE.UU.

Jessica Ramos representará en Nueva York a los barrios de Corona, Elmhurst (donde nació) y Jackson Heights, que están ubicados en el condado de Queens.

Sobre Jessica

Nació en Elmhurst y creció en el barrio Astoria de Nueva York, asistió a escuelas públicas de Queens y actualmente vive en Jackson Heights con sus dos hijos, Benjamin y Tomás.

Es abogada y su primer trabajo fue en un bufete en Jackson Heights, donde conoció a los trabajadores de la construcción que sufrían lesiones en el trabajo, lo que inspiró su compromiso con los derechos de los trabajadores y la justicia racial y económica.

Fue la primera estadounidense nacida en su familia. Por eso sintió un “gran sentido de responsabilidad”, al cerrar la brecha
entre las comunidades inmigrantes y las no inmigrantes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad