Análisis de la intervención de Petro ante la ONU, ¿quedó o no clara su propuesta?

Septiembre 20, 2022 - 11:55 p. m. 2022-09-20 Por:
Carlos Charry, especial para El País
Presidente Gustavo Petro

Presidente Gustavo Petro durante su intervención en la Asamblea General de la ONU, en Nueva York, Estados Unidos.

Foto: AFP

El de Petro puede ser el discurso más impactante que haya pronunciado un latinoamericano ante la ONU en los últimos años.

Presenta a Colombia como una joya bioenergética y un paraíso que debe ser cuidado por toda la humanidad, por tener una parte del pulmón del planeta, que es la selva amazónica. Luego cuestiona la hipocresía, según él, del discurso medio ambiental que no ha conjugado acciones concretas de defensa de esa selva y señala que Colombia ha sida manchada por la sangre de la guerra y la contaminación y plantea como problema central el fracaso de la guerra contra el narcotráfico y el calentamiento global.

El discurso termina con una propuesta estructural, la única que se identifica en él: que los países centrales dejen de contaminar, satanizar y creer que la erradicación de la coca es la solución a las adicciones por narcóticos allá, y que se reemplace la deuda externa de Latinoamérica, Colombia, por inversión en medio ambiente.

Le puede interesar: "Los pobres no van a tener para sobrevivir": Rodolfo Hernández y su nueva crítica a Petro

Carlos Charry

Carlos Charry, Ph.D en Sociología y docente universitario.

Especial para El País

Si bien propone un cambio de modelo económico, este discurso va en una vía distinta al que pronunció cuando fue electo y dijo que iba a implementar el capitalismo pero de manera racional, social y medio ambientalmente responsable. Ahora endilga al capitalismo y al primer mundo, liderados por EE. UU., la situación climática del planeta y la guerra.

Resulta sorprendente que cuando fue elegido se presentó como un líder más progresista y orientado hacia un capitalismo más sostenible, mientras que en la ONU señala que hay que cambiar de modelo, lo que puede tener importantes repercusiones, pues puede implicar para el país una incertidumbre económica en los mercados.

No es la primera vez que un líder latinoamericano pone el dedo en la llaga en el fracaso de la lucha contra el narcotráfico, lo habían hecho Juan Manuel Santos, Evo Morales, Vicente Fox y Fernando Cardoso, y los efectos que ha tenido este discurso han sido pocos. Entonces, si bien existe una apuesta interesante y necesaria y un importante grupo de académicos y políticos a nivel mundial está sintonizado con ese cambio de paradigma, poco se habla en términos de herramientas específicas en el corto y mediano plazo para llevar a cabo esa transformación.

Le puede interesar: Tras invasiones en el Cauca se han perdido más de 3.000 empleos en el país: senador Motoa

Hay que señalar que en América Latina, afectada por lo que el Presidente llama hipocresía de los países centrales en relación con la defensa del medio ambiente, impera en muchas comunidades un modelo cultural orientado al crecimiento económico continuo. Por consiguiente, ese cambio no va a suceder de un momento a otro sino que debe ser un proceso coordinado nacional e internacionalmente.

Así, el discurso del presidente Petro, estudiado desde las categorías del análisis del discurso, que se centra en diagnóstico, pronóstico y motivación, se dedica a la identificación y formulación de problemas, pero, al llegar a la formulación de propuestas, presenta una bastante ambiciosa y estructural, cuando los académicos han señalado que esas transformaciones de cambio climático deben ser de carácter comportamental y comunitario e ir compaginadas con políticas de salud públicas. Se queda corto en términos de motivación, en decir qué vamos a hacer para lograr esos cambios.

Es un discurso muy bien presentado, elocuente, en donde se presentan alegorías y metáforas y se hace una crítica demoledora a los países del primer mundo, pero no queda totalmente clara la propuesta ni la motivación del mismo, más allá de esa necesidad de generar espacios, cuando estas transformaciones del capitalismo deben estar orientadas a acciones mucho más concretas, que impacten pequeñas comunidades y empiecen desde un cambio de conciencia de los individuos.

Es allí donde ese liderazgo que pretende ejercer Petro y poner a Colombia en la agenda global como líder regional y mundial en la defensa del medio ambiente puede quedar cojo.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS