Treinta y tres años después

Treinta y tres años después

Mayo 28, 2019 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

En un país como el nuestro basado en el Estado de Derecho, parece increíble que un crimen tan sensible como el de Guillermo Cano, director del diario El Espectador, siga sin resolverse.

Treinta y tres años después de ocurrido el asesinato, y a nueve de que se declarara como delito de lesa humanidad para evitar que prescribiera, la verdad sobre sus autores intelectuales y materiales no termina de conocerse.

Ahora el caso revive con la captura por sospecha de John Jairo Velásquez Vásquez, alias Popeye.

La decisión se tomó en estos días pese a que quien fuera jefe de sicarios del Cartel de Medellín y hombre cercano a Pablo Escobar, ya había declarado en 1994 que conocía sobre la orden criminal impartida por su jefe y había participado en la persecución a don Guillermo Cano y a El Espectador.

En apariencia, aquí aplica el dicho de que la Justicia en Colombia tarda pero llega.

Sin embargo, ello no evita que quede la sensación de que el sistema judicial de nuestro país parece incapaz de castigar los crímenes y sobre todo de encontrar la verdad que permite vivir en paz y hace que se respeten las instituciones.

Ahora se espera que tres décadas después y con las nuevas capturas, el asesinato de don Guillermo Cano se aclare por completo y no siga siendo otro crimen más que queda en la impunidad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS