Ni uno más

Ni uno más

Diciembre 18, 2018 - 11:55 p.m. Por: Editorial .

Nada, ni las prohibiciones, ni las sanciones, ni los dramáticos casos de niños y adultos afectados parecen servir de ejemplo para que los vallecaucanos dejen de quemar pólvora en diciembre.

Así, lo que deberían ser unas fiestas dedicadas a celebrar con alegría, terminan convertidas en tragedia para tantas familias.

Las advertencias y las campañas que se adelantan desde hace semanas no han cumplido su cometido en el Valle.

En vez de disminuir, el número de quemados por fuegos artificiales se ha incrementado en el departamento en un 38 % en comparación con el año anterior.

Son 40 casos en estos 19 días, entre ellos los de 18 menores de edad que debieron ser protegidos por sus familiares y allegados, pero hoy se enfrentan al sufrimiento por las quemaduras o mutilaciones en su cuerpo.

Nada de ello cambiará hasta que los vallecaucanos acepten que no hay pólvora segura en manos inexpertas.

Para tener unas fiestas de Navidad y fin de año alegres y en las que todos disfruten, no se necesita de volcanes, ni de totes, ni de chispitas, ni de ningún juego pirotécnico.

Ojalá para en lo que resta de las fiestas de fin de año prime el sentido común, se acaten las restricciones y nadie en el Valle manipule pólvora.

La meta es que no haya ni una víctima más este 24 de diciembre ni en el Año Nuevo. ¿Podremos?

VER COMENTARIOS
Columnistas