Ni los semáforos se salvan

Escuchar este artículo

Ni los semáforos se salvan

Enero 19, 2020 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

El robo de cable y el vandalismo contra los semáforos se volvió un problema para Cali.

En las dos primeras semanas del año 45 aparatos se han reportado fuera de servicio por esa razón y 13 aún no se han podido reparar porque el daño fue grave.

Es la historia que se repite en la ciudad y que afecta por igual el servicio de energía, las redes de telecomunicaciones y ahora la movilidad de la ciudad.

Basta recordar lo que sucede a cada rato en el Túnel de la Avenida Colombia, que en el 2019 se quedó una decena de veces a oscuras por el hurto reiterativo del cableado eléctrico.

En principio, detrás de esos robos están habitantes de la calle que desvalijan lo que se encuentran a su paso, incluidos hidrantes, tapas de alcantarillas, lámparas del alumbrado público o cualquier cosa que puedan vender por unos pesos.

Detrás lo que hay es un negocio rentable manejado por reducidores que compran y venden lo que les lleven sin importar su procedencia.

El espacio público, que incluye los semáforos o las señales de tránsito, hay que hacerlo respetar; el costo para la ciudad es muy alto tanto en términos financieros como en la seguridad para los caleños.

Cada semáforo que queda fuera de servicio, más si es en vías principales, se convierte en una trampa mortal para conductores y peatones.

Proteger la ciudad del vandalismo es responsabilidad de las autoridades, así como de los ciudadanos que deben estar atentos y prestos a denunciar.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS