Justicia y respeto

Julio 07, 2022 - 11:55 p. m. 2022-07-07 Por: Editorial .

Transcurrido un año del asesinato del presidente de Haití Jovenel Möise y la situación de 18 exmilitares colombianos acusados de participar en los hechos sigue en la incertidumbre.

De acuerdo con sus familiares, los detenidos no tienen abogados que los defiendan, no han rendido indagatoria, tampoco han sido imputados ni se les ha abierto el juicio que permita esclarecer su vinculación al magnicidio.

Ha trascendido también que están encerrados en condiciones infrahumanas, se encuentran hacinados, incomunicados, la comida que les brindan es escasa y no hay atención a su salud.

La situación de esos colombianos va en contra de la dignidad humana y por ello se debe reclamar a las autoridades haitianas.

Que los juzguen como corresponde, respetando su derecho a la defensa y no se prolongue una situación en la cual no se sabe siquiera cual fue su participación en los hechos que acabaron con la vida de Möise cuando un comando armado irrumpió en su casa.

Por esa razón hay que pedirle al Gobierno Nacional que se ponga al frente de este caso, que se informe sobre su situación y les brinde el acompañamiento que necesitan para definir su situación.

Y que vele porque se respete su integridad y su vida, porque lo que padecen estos colombianos detenidos por las autoridades haitianas es una violación de los derechos fundamentales de cualquier ser humano.

VER COMENTARIOS