Juego sucio

Escuchar este artículo

Juego sucio

Abril 12, 2021 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Sin importar que quince de sus jugadores tuvieran covid y que el equipo solo contara con siete futbolistas para enfrentar el partido, Águilas Doradas fue obligado a cumplir con la fecha 18 de la Liga frente al Chicó.

La derrota era de esperar, tres goles por cero, y hubiera sido peor si el partido no se suspende al minuto 80 por la lesión de uno de los hombres del equipo antioqueño, lo que los dejó con apenas seis jugadores en la cancha.

Ese encuentro nunca debió realizarse porque se trataba de un caso de fuerza mayor, y así el reglamento de la Dimayor lo ordene es un absurdo enfrentar en el campo a siete futbolistas contra once.

Con ello se desconoció un principios fundamental del deporte en cualquier parte del mundo: el juego limpio.

Como empresa privada, la Dimayor puede hacer lo que quiera, pero en este caso obligó a un equipo a jugar para que le arrebataran los puntos de ese partido, que de antemano se sabía que perdería.

Así el fútbol sea una actividad privada, la obligación de sus dirigentes es hacer respetar las normas más elementales de la transparencia y la ética.

Aunque se tuviera mucho afán por terminar el campeonato, no existe razón para justificar que un equipo jugara en la abrumadora desigualdad de condiciones que debió hacerlo Águilas.

Eso es un juego sucio impuesto por la Dimayor que acaba con la credibilidad del fútbol colombiano.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS