De nunca acabar

Escuchar este artículo

De nunca acabar

Abril 07, 2021 - 11:55 p. m. Por: Editorial .

Los datos de 533 millones de personas, 17 millones de ellas colombianas, circulan desde hace dos años por la gran red, donde cualquiera puede verlos y utilizarlos a su antojo.

La razón: sus cuentas de Facebook fueron hackeadas, e informaciones como correos electrónicos, números de celular, fotos y mensajes quedaron a disposición pública.

Es el robo informático al que están expuestas las redes sociales, que se repite a cada rato y parece no tener fin, mientras los dueños de esas plataformas se conforman con eludir su responsabilidad.

Lo que hay allí es una especie de arrogancia que les impide tomar las decisiones que se necesitan.

En el caso de Colombia, la Superintendencia de Industria y Comercio ha emprendido acciones para que Facebook responda, pero se sabe que eso no soluciona nada.

La única forma de detener esas cadenas de robo de la información es que los usuarios cuiden sus datos, activen los protocolos de privacidad y seguridad necesarios y exijan a las redes sociales que garanticen la protección de sus cuentas.

Así Facebook asegure que el problema está resuelto, cualquiera puede saber cuáles son esas cuentas hackeadas y aprovecharse de su información.

Por eso sus directivos deben asumir la responsabilidad que les corresponde y resarcir a quienes confían en ellos y terminan perdiendo su derecho a la privacidad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS