Claridad indispensable

Septiembre 25, 2020 - 11:55 p. m. 2020-09-25 Por: Editorial .

La muerte de Juliana Giraldo por los disparos realizados por un soldado del Ejército Nacional cuando ella se desplazaba por una vía rural de Miranda, Cauca, tiene que ser aclarada.

Y se debe exigir que tanto los organismos de investigación como el Ejército realicen las investigaciones para aclarar lo acontecido y determinar las responsabilidades de quienes participaron en los hechos.
Ese acto no puede poner en duda la acción de las autoridades como garantes de la seguridad de la Nación.

Por ello, y en caso de que se encuentre responsable al soldado que disparó, se debe exigir que se revisen a fondo los comportamientos que tienen que ver con tales abusos.

Quienes tienen a su cargo la formación de los soldados y policías están en el deber de educarlos en el respeto de los derechos humanos, en el correcto uso de las atribuciones que se les han entregado para el cumplimiento de su misión y en la vigilancia de los integrantes de la Fuerza Pública.

Portar armas no les da derecho a abusar de ellas, como tampoco a hacer un uso que puede terminar en tragedia como ocurrió en la mañana del jueves en el municipio de Miranda.

Hechos como esos no son exclusivos de Colombia ni pueden llevar a afirmar que el Ejército y la Policía de nuestro país son irresponsables en el uso de la fuerza legítima.

Pero sí se debe garantizar la idoneidad de quienes integran las Fuerza Armadas así como ejercer de forma permanente los controles necesarios para impedir que se produzcan sucesos lamentables como la muerte de Juliana Giraldo.

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS