La nueva ola

Escuchar este artículo

La nueva ola

Mayo 02, 2021 - 11:40 p. m. Por: Víctor Diusabá Rojas

Covid con 74 mil muertos como saldo parcial; reforma tributaria (¡por fin cayó!); paro nacional masivo y ciudadano (y desmanes y saqueos de algunos, con objetivos de destrucción muy concretos); inseguridad sin quién la ataje; masacres como pan de cada día; cacería despiadada de líderes sociales y reinsertados; bandas criminales sin control; pobreza que cabalga; desempleo que no se le queda atrás, y más.

¿Una tormenta perfecta, sin antecedentes en nuestra historia? El devenir de Colombia, ya sabemos, está escrito a punta de infortunios, con honrosas excepciones. Pero es indiscutible que el actual cataclismo entra, sobrado de motivos, en la clasificación de los momentos más complejos de esta república, de la que ya sería bueno descolgar el atenuante de ‘joven’.

¿Qué nos está pasando y qué hacer para que nuestra sociedad y el Estado que tenemos (imperfecto, pero Estado al fin) superen este desafío? Son muchos asuntos y como esto no es nada más que una columna de opinión, mejor, escuchar opiniones de todos los sectores para encontrar salidas. Aunque es precisamente eso, escuchar, lo que más hemos olvidado. Porque esa es otra peste, la de los oídos sordos.
¿De dónde puede provenir semejante acceso de sordera hecho a propósito y a la medida, casi que como mandamiento? Entre otras causas, de algo que hace rato se tomó esto, pero que en la actualidad alcanza su mayor grado de refinamiento: la mediocridad. O, para llamarlo de otra forma, la ‘Mediocracia’ (‘Cuando los mediocres toman el poder’, Turner, 2019), tal cual lo define en su libro el filósofo francocanadiense Alain Deneault.

Creo que no oír desde el poder, o disimularlo, es parte de eso mismo. Y es que si uno mira con atención encuentra que la mediocracia está hecha tanto de todo tipo de habilidades, incluidas las innobles, para el juego político, como de torpezas y burdas elaboraciones. Tal universo parecería obedecer a un diestro manejo de la ignorancia. No es así. Todo lo contrario.

Entonces, ¿cómo es que un coctel así llega al poder y no solo logra mantenerse sino que intenta perpetuarse, problema común en el mundo además? Aunque el asunto no es la mediocridad en sí (todos tenemos algo o mucho de mediocres, quizás a excepción de usted), sino el uso que se hace de ella y los alcances que puede tener con tantos representantes que atiborran “los pasillos del poder (privado y público) contemporáneo”, como dice el autor.

Suelen ser ellos expertos que (cita Deneault a Edward Saïd) terminan defendiendo “intereses de quien los patrocina, sean empresas que van en contra del medioambiente o políticos que quieren llegar al poder”. O tipos que se ponen a ciegas, digo yo, a órdenes de su jefe, luego de que este los eleva a primeras figuras. Esto terminará siempre en la peor de las abyecciones del elegido hacia su mentor.

Trae también esta ola algo que conocemos bien: un nuevo lenguaje y el homenaje al eufemismo: “Los semánticos del poder inventan nuevos términos que los políticos, obsesionados con sus carreras, y los académicos, obsesionados con sus subvenciones, repiten sin escrúpulos. Esta dialéctica es una revolución anestésica. El lenguaje ya no es un vector de significado o cuestionamiento, sino un juego de falsas pretensiones articuladas en la ideología de la ganancia” (Deneault).

Sí, ya sé que con la ideología de Deneault, los ‘mediócratas’ lo descalificarán. Como descalifican todo, incluso a los propios, de ser necesario.

Links sobre libro de Deneault: https://www.elindependiente.com/politica/2019/01/19/cuando-los-mediocres-llegan-al-poder/

https://elcultural.com/alain-deneault-la-mediocracia-es-la-antesala-de-una-revolucion

***

Sobrero: Iván Duque logró que nos uniéramos frente al engendro de su proyecto de reforma tributaria que generó repudio y le estalló en las manos. Tiene ahora la oportunidad histórica de convocar un gran diálogo nacional sin exclusiones, para unir al país en torno a grandes políticas de Estado que estén por encima de intereses partidistas y electoreros. Es su ahora o nunca.

Sigue en Twitter @VictorDiusabaR

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS