Tiene que ser con todos
((blockContentFlag)) ((blockContentType))

Escuchar este artículo

Tiene que ser con todos

Mayo 07, 2021 - 11:35 p. m. 2021-05-07 Por: Ricardo Villaveces

Seguramente han ocurrido momentos mas difíciles en la historia de Colombia, pero este ha sido uno de las más complejos. Estamos inundados de correos, videos y audios de todo tipo que exacerban la angustia que podemos estar sintiendo ante esta grave situación. Es importante entonces ver las cosas con la mayor objetividad posible para tratar de vislumbrar soluciones.

Aquí no caben los análisis simplistas de atribuir solo a conspiraciones ni a maquinaciones lo que se ha vivido. Tampoco limitarlo a justificarlo todo con argumentos de deterioro en las condiciones sociales. No es un fenómeno puramente local, ni tampoco algo solo sustentado en injerencias externas. No se puede limitar a decir que se han producido abusos policiales, ni que todo es vandalismo. Es la suma de todo eso y de mucho más. Se pueden haber producido excesos de las fuerzas del Estado, pero son casos puntuales y limitados frente a los miles de eventos de agresión a la ciudadanía ocurridos en estos días. El vandalismo ha sido más frecuente y, en algunos casos, verdaderamente aberrante, pero tampoco se puede decir que ha sido el comportamiento de todos los que protestan.

Lo que está ocurriendo hay que diferenciarlo. El vandalismo y el atropello a los ciudadanos hay que enfrentarlo con autoridad, uso moderado de la fuerza y el respaldo de los jueces. En este grupo caben todas las explicaciones de presencia guerrillera, de grupos de narcotraficantes, de injerencia de Maduro, etc. Esta es la tarea de los grupos de inteligencia que, hasta ahora, han brillado por su incapacidad para anticipar lo que se venía y para alertar sobre las medidas de prevención que se deberían tomar.

Frente a los problemas que agobian a las decenas de miles que protestan legítimamente hay que buscar son soluciones. Diálogo, decisiones, y sentido de la oportunidad y de lo que es factible, para no cometer errores como el de la reforma tributaria.

Todo eso, represión y búsqueda de solución para los más vulnerables requiere un gobierno sintonizado y respaldado. Y se requiere actuar con rapidez. El tiempo es de la esencia. No hay margen para dilaciones. El gobierno tiene que hacer política. Tiene que convocar, oír, rodearse de todos los que estén dispuestos a apoyarlo, acudir a los expresidentes, a los partidos y a todos los líderes políticos de relevancia para contar con la fuerza que se necesita para actuar de manera decidida en todos los campos.

Mano dura frente a los que delinquen, pero también exigente con los que pueden aportar para financiar las grandes necesidades de tantos colombianos. Hay que definir prioridades claras en todos los ministerios para que actúen en función de estas. Hay mucho por hacer en el campo internacional para recuperar una imagen deteriorada por cuenta de lo sucedido en estos días. Y todo esto se hace con unidad y respaldo. Hay que apoyar al gobierno, pero este tiene que entender que debe oír otros puntos de vista y a otros consejeros que le ayuden a construir esos consensos, sin los cuales será muy difícil superar estos difíciles momentos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS