Ellos hablan

Ellos hablan

Marzo 10, 2019 - 11:45 p.m. Por: Paola Guevara

El Día de la Mujer 2019 fue diferente al de años anteriores, lo habrán notado, por la contundencia con que mujeres de todo el mundo se hicieron escuchar.

Muchos hombres permanecen, sin embargo, soprendidos, confundidos o incrédulos; sin comprender muy bien qué se espera de ellos, si sienten que no han hecho nada malo, nada que no les hayan enseñado como ‘normal’. Por eso les recomiendo un libro titulado ‘#Ellos hablan’, de Lydia Cacho.

Ganador del premio a la Libertad de Expresión de la Unesco y Premio Reporteros del Mundo 2008, esta lectura, indispensable para comprender los tiempos que corren, contiene testimonios de hombres de orígenes muy diversos que hablan sobre su infancia.

Reflexionan, por ejemplo, sobre la violencia física, verbal y psicológica que se les impartió en casa, por parte de sus padres; o en la escuela por parte de sus maestros, formadores y pares.

Este interesantísimo reportaje a la masculinidad, alerta sobre el daño que el machismo de marras ha hecho no solo a las mujeres sino a los propios hombres que, a menos que hagan conciencia, salen a repetir en la sociedad los patrones verticales, excluyentes, violentos, machistas, homofóbicos, sexistas, impositivos e intolerantes que les vendieron como verdad revelada.

¿Pero cómo desconfiar de lo que nos han enseñado los seres amados en la infancia? ¿Habrá algo más allá de lo que nos vendieron como nuestros roles asignados de hombre y mujer de cara a la sociedad, al mundo laboral, a la pareja, a la sexualidad, a la realización personal? Solo los valientes son capaces de plantearse estas preguntas, de mirar al fondo de estructuras atávicas para cuestionar a su machista interior.

“Basta con escuchar a millones de hombres decir frases como ‘me golpearon de niño, pero eso me sirvió para ser disciplinado’ o ‘en el colegio nos daban golpes con un cinturón, creo que eso me ayudó a ser más fuerte frente al dolor’, y una más, escuchada en las entrevistas para este libro: ‘Los golpes me enseñaron a sobrevivir en el mundo laboral donde el bullying y el mobbing (matoneo grupal) son muy usuales; le agradezco a mi padre haberme enseñado a sobrevivir entre hombres rudos’”, advierte este reportaje.

Los hombres que se reflejan en frases como estas han normalizado el maltrato y el abuso como fórmulas educativas legítimas. Capítulo aparte merece en el libro el término Hembrismo: “Actitud de sometimiento y doble discurso de mujeres educadas en el machismo, las cuales reproducen creencias, conductas y prácticas sociales machistas a fin de mantener algunos privilegios que otorga la alianza con el poder machista”. A revisarnos todos. La tarea sigue el resto del año.

Sigue en Twitter @PGPaolaGuevara

VER COMENTARIOS
Columnistas