¡Manos criminales!

¡Manos criminales!

Septiembre 11, 2019 - 11:45 p.m. Por: Paola Gómez

Una llamarada de angustia colectiva se expandió en la ciudad. Era como si estuviéramos atrapados viendo una desoladora película, con tan solo asomarnos a nuestros balcones o al celular, por donde se ‘viralizaron’ decenas de videos, fotografías y audios que daban cuenta de la horrible noche del martes, que abrazó con sus llamas nuestros cerros.

La zozobra y los ‘fakes’ hablaban, incluso, de la evacuación de animales del Zoológico y de un elegante edificio que ardía y al que sus habitantes habían tenido que desocupar. Luego aparecían las voces de la Directora del Zoológico, de habitantes del Oeste y de las autoridades desmintiendo estas y otras noticias falsas, que se riegan tan rápido como las imágenes de los seis incendios, que nos conmovieron por horas.

Bomberos, Defensa Civil, Gestión de Riesgo y voluntarios corrían de un lado a otro, tratando de apagar las llamas y de mitigar el daño. En las salas de redacción de los medios, los periodistas seguíamos lo que pasaba, hasta que por fin, muy tarde ya, reportaron que el fuego más grande había sido controlado.

Entonces recordamos lo ocurrido el 31 de agosto del 2018, cuando 118 hectáreas de Cristo Rey ardieron, en un devastador incendio. Ese día, las autoridades informaron que hubo tres personas investigadas como responsables de las conflagraciones. Que no fue espontáneo o fruto de la ola de calor que nos asfixia a mediados de año, cada vez con más fuerza, cobrándonos la irresponsabilidad con que hemos tratado nuestros recursos naturales, pese a todas las advertencias.

Imposible no recordar las imágenes de los recientes incendios en la Amazonia que estremecieron al planeta y que acabaron con más de 2,5 millones de hectáreas en nueve países. Decía, en su momento, Hernán Giardini, de Greenpeace Andino, que “los incendios forestales y el cambio climático operan en un círculo vicioso: a medida que aumenta el número de incendios, también lo hacen las emisiones de gases de efecto invernadero, aumentando la temperatura general del planeta y la ocurrencia de eventos climáticos extremos, como huracanes, tornados, grandes sequías, inundaciones, el aumento del nivel del mar y el derretimiento de los glaciares”.

¿Es tan difícil de comprender? Dicen las autoridades locales que detrás de los incendios del martes en Cali hubo manos criminales. Las mismas que en distintos rincones del mundo siguen quemando cada espacio de su casa, nuestra casa, para invadir, sembrar, despojar. De nada vale que sigamos gritando nuestra indignación, mientras falta tanta conciencia y hay tantas manos criminales dispuestas a arrasar sin piedad con nuestro ya menguado planeta. 
Sigue en Twitter @pagope

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS