Escuchar este artículo

La pandemia de las mentiras

Noviembre 04, 2020 - 11:45 p. m. Por: Paola Gómez

JA-JA-JA. La estadística se lee y produce un inmediato efecto de risa: dice el Estudio Solidaridad de la Asociación Profamilia que el 84% de los colombianos ha evitado salir a eventos sociales durante la pandemia. ¡Hágame el bendito favor! Lo dicen muy orondos y quisiera haberles visto el rostro, a ver si se sonrojaron un poquito. Porque el porcentaje, fruto de encuestas realizadas a 1735 personas entre 1 y el 13 de septiembre, lo único que refleja es nuestra tendencia a contestar eso que de manera tan elegante y eufemística llamamos políticamente correcto.

Le cae como anillo al dedo a esta irónica reflexión la frase popularizada por Mark Twain que dice que hay tres tipos de mentiras: “Mentiras, grandes mentiras y estadísticas”, a lo que bien podríamos agregarle otra escala y esa es las mentiras ‘correctas’, que hacen parte de nuestra parroquial manera de contestarle al mundo. O de dónde salen entonces las montoneras de gente bailando en las calles, en fiestas que se burlan en la cara de una pandemia que solo en Cali contagia a 500 personas al día. Y las filas de carros en centros comerciales que parecen en diciembre, desde que el aislamiento se volvió selectivo en septiembre. O el gentío que se ve en las postales del languidecido Bulevar del Río, el centro a todo taco o las caravanas de motos que en Halloween hicieron lo que se les vino en gana. ¿Eran de zombies, venidos de otros mundos?

Nada de eso. A esta ciudad donde la desobediencia civil es un hábito y la autoridad parece rendida, poco le ha importado en los meses recientes atender lo que la bioseguridad de un mundo que poco a poco se vuelve a encerrar dicta. Ni qué decir de la otra mentirota que contestan para el mismo estudio, según la cual el 95% considera que el uso del tapabocas es fundamental, cuando los medios de comunicación están cansados de denunciar el irregular uso de los mismos, buenos para tapar el mentón y el cuello y al parecer ‘inservibles’ para la boca y la nariz.

De ñapa, dice el 89% que teme que algún familiar se contagie de covid. Menos mal que les da susto, qué tal si no, cuando sabemos que en decenas de casos el bicho llega a casa con algún incauto y ‘divertido’ integrante de la familia.

Ya estuvo bien de tanto cuento reflejado en esta y otras muchas respuestas actitudinales que terminan metiéndonos en una falsa burbuja donde nos creemos inmunes a todo, cuando lo único para lo que lo somos es para decir la verdad. Y como la pandemia de las mentiras escala todos los niveles de la sociedad, no nos aterremos cuando los más chicos o las más niñas nos digan ‘con sus caras tan lavadas’ unas de esas mentiras tan convenientes, que hasta el cansancio nos han oído recitar.

Sigue en Twitter @pagope

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS