Cali, Capital de la Salsa

Cali, Capital de la Salsa

Enero 02, 2019 - 11:45 p.m. Por: Paola Gómez

Cali es y debe ser ‘La Capital Mundial de la Salsa’. No solo durante la Feria, que este año estuvo excelente. No solo en la frasecita que usamos coloquial. Debe serlo de verdad y siempre, como una gran industria cultural, que potencie lo que la hace única. Sí, es necesario apoyar decenas de manifestaciones más, pero la movida que existe en esta ciudad en torno a la salsa es, de lejos, la más fuerte hoy por hoy en el mundo, porque ya ni siquiera en Puerto Rico o en Nueva York hay tal furor.

¿Y cómo sería eso de La Capital Mundial de la Salsa? La nueva condición de Cali Distrito Especial Deportivo, Cultural, Turístico, Empresarial y de Servicios, es una gran oportunidad para hacerlo, apoyada en la destinación de más recursos desde lo Municipal, e incluso con proyectos alternativos, para hacer sólida toda esa producción cultural que atraviesa desde los barrios más populares hasta los que asisten a los espectáculos más glamurosos.

La cosa es así: tenemos más de 4000 bailarines entre escuelas, profesionales y aficionados; cerca de cien establecimientos que giran en torno a ella; 3000 coleccionistas de su música, cerca de 90 orquestas organizadas. Tenemos el más grande espectáculo de baile de salsa: Delirio. Y otros dos de excelente calidad: Ensálsate y el Mulato Cabaret.
Hacemos el desfile más bello y reconocido, donde cada 25 de diciembre se encuentran más de 250.000 personas: el Salsódromo. Las emisoras salseras caleñas son una institución en el país. Tenemos Salsa al Parque. El Museo de la Salsa en el Obrero y el de Jairo Varela en la Plazoleta. Y hay cientos de personas que viven de la confección de trajes, de la logística en los eventos, de la rumba y mucho más.

Pero todo eso debe funcionar de manera conjunta, articulada. Diseñar una gran ruta, un gran mapa virtual y comercial que lo incluya todo, tanto lo público como lo privado; que nos venda como eso, como La Capital Mundial de la Salsa. Como Las Vegas, que se vende como la ciudad de los casinos. Como Aruba que vive de ser la Isla Feliz o Miami y su eslogan de Capital del Sol.

Con todo esto no estoy descubriendo que el agua moja. Lo que quiero es retomar una discusión que hemos dado decenas de veces sin cuajar. Y que haya alguien que empuje y apueste por ella, sin miedo a los criticones de siempre. Además, con ello podemos darles esperanza a tantos niños y niñas que en los barrios aprenden el baile y el canto a la par que a reconocer las letras.

No creo que sea imposible. Tenemos con qué, si deponemos el calibalismo y prima la visión de ciudad y creatividad. Ojalá que este 2019 haya quienes tomen las banderas y hagamos de esta Cali bella, de una vez por todas y de manera permanente una meca mundial que palpita, respira y puede vivir en clave de ‘saaaalsa’.

Sigue en Twitter @pagope

VER COMENTARIOS
Columnistas