Aritmética electoral

Abril 01, 2022 - 11:40 p. m. 2022-04-01 Por: Óscar López Pulecio

La campaña presidencial colombiana no terminó con el resultado de las consultas interpartidistas, sino por el contrario, apenas comienza.

Las consultas sacaron del juego a 13 candidatos que participaban en ellas y a uno más, el del Centro Democrático que se adhirió al ganador de la del Equipo por Colombia. Quedaron en pie, éste último, Petro, Sergio Fajardo, ganadores de sus consultas, y el independiente Rodolfo Hernández. Unos cuantos más muy minoritarios, están por debajo del margen de error o ni siquiera registran. Así que la contienda no es entre dos candidatos, como quieren hacernos creer los dos delanteros, sino entre varios.

Importante referirse a las encuestas porque reflejaron con bastante precisión los resultados y porque miden tendencias más que cifras, lo cual es útil puesto que votaron 12 millones en las consultas, que es sólo el 60% de los eventuales votantes de la elección presidencial, estimados en alrededor de 20 millones. Es decir, que la campaña consistirá en mantener o alterar esas tendencias frente a 8 millones de votos por conquistar.

Según el resultado de las consultas, Gustavo Petro obtuvo 48% de los votos, el Equipo por Colombia 34% y el Centro Esperanza 19%; pero según el resultado de la encuesta del Centro Nacional de Consultoría, hecha después de las consultas, la intención de voto es de 32% por Petro, 24% por Fico Gutiérrez, 10% por Fajardo y Hernández, y 18% que aún no saben o votarían en blanco. Los resultados de las consultas indicarían que si esos porcentajes se mantuviesen Petro estaría al borde de ganar en primera vuelta; pero la intención de voto de la encuesta indica que Petro tendría que remontar 18 puntos para lograr el 50% (3,6 millones de votos), algo improbable por decir lo menos, así que habrá una segunda vuelta.

En la primera vuelta, para alcanzar los porcentajes obtenidos por sus coaliciones en las consultas frente a la intención de voto de la encuesta, Fico Gutiérrez tendría que remontar 10 puntos (2 millones de votos), y Fajardo 9 (1,8 millones de votos), pues en ambos hay hoy más coalición que candidato, y espacio para crecer. Hoy la diferencia entre Fico y Fajardo es de 14 puntos en intención de voto, para alcanzarlo Fajardo tendría que sacar 2,8 millones de votos adicionales, suponiendo que Fico no crezca. Una alianza con Rodolfo Hernández que es algo así como el Llanero Solitario, ayudaría.

No todo es color de rosa para nadie. Los dos millones de votos que separan la intención de voto de Fico Gutiérrez, de los resultados de su coalición, pueden no aparecer en la primera vuelta, porque su votación es impulsada a trancazos por las maquinarias regionales de las legislativas, y acaban por desentenderse en la presidencial, en la cual el voto de opinión tiene mayor peso. Un ejemplo de bulto: David Barguil, candidato del disciplinado Partido Conservador sacó 629.187 votos y su partido 2.200.000. Así que la actual subasta por el apoyo del Partido Liberal, no es tan decisoria como parece.

Sergio Fajardo no la tiene fácil, pero juega en su terreno, que es el voto de opinión y navega en aguas propicias, como una alterativa entre la continuidad de un régimen desgastado que ha durado demasiado y el miedo de la gente ante los peligros del populismo. Y Petro, pues Petro tiene hoy todas las de ganar. Y mañana también, aunque… la política es dinámica.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS