El pais
SUSCRÍBETE
Angelino Garzón, columnista El País
Angelino Garzón | Foto: El País

Opinión

No somos un país de bandidos

Es relevante resaltar que en todos los campos de la vida democrática de Colombia hemos obtenido triunfos, principalmente en el campo de la cultura, la ciencia y el deporte

15 de agosto de 2023 Por: Angelino Garzón

A raíz de los violentos asesinatos del Presidente de Haití, Jovenel Moise, en el 2021; del fiscal de Paraguay, Marcelo Pecci, en el 2022; y, del candidato a la Presidencia del Ecuador, Fernando Villavicencio, en este mes de agosto, donde, de acuerdo a las investigaciones judiciales, aparecen involucrados varios asesinos de nacionalidad colombiana, es bueno recalcar que Colombia no es un país de bandidos y menos que está dominado por el crimen organizado al servicio del narcotráfico.

No podemos negar que algunas personas, tanto a nivel nacional como internacional, se alegran con nuestras dificultades generadas por las desigualdades sociales y la violencia que desarrollan algunos grupos ilegales y del narcotráfico. Lo peor que nos puede pasar en Colombia es quedarnos prisioneros del miedo o de la mala imagen que desafortunadamente nos vienen haciendo algunas personas a fin de mostrarnos como un país inviable.

En lo personal, considero que le corresponde al gobierno nacional, en cabeza del Presidente y del Canciller de la República, promover una imagen positiva de Colombia a partir de que somos un país en progreso, a pesar de la violencia que desarrollan grupos armados ilegales, muchos de ellos al servicio del narcotráfico.

Otro aspecto que debemos destacar es que, en Colombia, el Presidente de la República, los gobernantes locales y regionales, miembros del Congreso de la República y los poderes legislativos regionales y locales son elegidos democráticamente.

Para orgullo de la democracia y de la comunidad internacional somos un Estado viable que ha librado y sigue librando, a partir de nuestros propios esfuerzos y con el sacrificio de muchas vidas, una lucha incesante contra el delito del narcotráfico y la actividad de los grupos armados ilegales.

De igual manera, son importantes los logros que podemos mostrar en la ciencia, educación, salud, cultura, deporte, la economía y en la existencia de un poder legislativo y judicial que, a pesar de sus dificultades internas, en términos generales funciona bien, aspectos estos que contribuyen a consolidar un camino democrático y de progreso para Colombia.

Es relevante resaltar que en todos los campos de la vida democrática de Colombia hemos obtenido triunfos, principalmente en el campo de la cultura, la ciencia y el deporte, tal como se ha evidenciado con la extraordinaria actuación de nuestra selección femenina en el campeonato mundial de futbol en Australia.

Es bueno anotar que los colombianos nos sentimos orgullosos de nuestro país, de su institucionalidad estatal, empresarial y social, como también de su diversidad étnica.

Me uno a todas las personas de la diversidad política y social que han venido solicitando públicamente que dichos asesinatos no vayan a quedar en la impunidad y que, con la colaboración de otros países, se descubran no solo los asesinos materiales sino también a los promotores intelectuales.

Invito a todas las personas, en Colombia, para que exijamos a todos los candidatos y candidatas en las elecciones regionales del 2023, como en las nacionales de 2026, a tener nortes éticos de cero tolerancia con la corrupción, la violencia y el narcotráfico por ser enemigos de la democracia, de los derechos humanos y de la convivencia pacífica.

AHORA EN Columnistas

Columnistas

Oasis

Columnistas

Originalidad