Escuchar este artículo

¿Quién manda aquí?

Enero 04, 2021 - 11:45 p. m. Por: Miky Calero

El destino de lo que sucede con el futuro de la humanidad y con el uso de los recursos naturales, no lo deciden los gobernantes ni nosotros los ciudadanos del común. Lo deciden las grandes corporaciones que son las que quitan o ponen presidentes, congresos y burocracias. En todas las ‘democracias’ o cualquier tipo de gobiernos existen unos personajes que se llaman lobistas y ellos se encargan de que los intereses de sus patrones corporativos sean tomados en cuenta primero que los intereses del bien común. Si por esas decisiones que tienen que ver con intereses económicos salen perjudicando a cientos, miles o millones de personas, eso no importa.

Existe otro combo de personas que bailan al ritmo que se les toque sin importar sus creencias religiosas o políticas, son como veletas que se mueven para donde va el viento. Pueden criticar debajo de la mesa pero a la hora de la verdad les gusta el ‘cepillo’ para engalanar el político o empresario de turno. Así se mueve la sociedad moderna industrializada que está demostrando que por la ambición de más y más dinero, los recursos naturales no renovables se están agotando y vamos como dice el dicho ‘de rabo pal estanco’.

Hace poco una buena amiga me describió esto de una manera muy lógica en cuatro situaciones de la siguiente manera:

1) Existen los que creen que tienen el poder.

2) Otros que son el rebaño que sigue a esos.

3) El planeta que continuó su curso sin importar qué.

4) Y las personas conscientes que no le comen cuento a los primeros.

Hay otras teorías que dicen que esto lo manejan unas personas de color verde con cola de lagartos de otras galaxias, que son los que manipulan las frecuencias de los que creen que tienen el poder para sus intereses oscuros. (Por las mañanas me miro al espejo, no vaya a ser que tenga cola verde). Muchas teorías y creencias, pero para mí la de mi amiga es la que más suena coherente.

Hay una serie de Netflix de la National Geographic que se llama Mars, que muestra cómo nuestra especie intenta colonizar el planeta Marte viendo que acá ya no hay muchas posibilidades y mandan una misión científica y loable a esa conquista, pero las grandes corporaciones son las que finalmente financian todo el proyecto para extraer minerales de Marte y seguir creciendo sus negocios.

Como yo quiero ubicarme entre los conscientes, creo que nuestra misión es seguir en una vocación de servicio trabajando para salvaguardar los recursos naturales y hacerle la vida más amable a los que están en nuestro entorno, siendo generosos en la ecología del alma, como dice mi gran amigo Jahira. Que todavía hay tiempo para corregir el rumbo; sólo se podrá si más gente entra en el cuarto grupo, ¡gente consciente!

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS