¿Legalidad o ética?

Escuchar este artículo

¿Legalidad o ética?

Febrero 17, 2020 - 11:45 p. m. Por: Miky Calero

Colombia se ha convertido en uno de los países más corruptos, donde gran parte de su Ejecutivo, Legislativo y Judicial tiene investigaciones y los privados no se quedan atrás.

En esas condiciones es muy probable que muchas de las leyes y procedimientos se hagan para favorecer la ambición desmedida de unos pocos.

Se hacen contratos y se asignan recursos ‘legales’ que no necesariamente representan bienestar ni progreso para las mayorías, utilidades que les llegan a unos hábiles ‘encantadores de serpientes’.

Pero me pregunto, ¿dónde queda la ética? Cuando es evidente que con muchas de esas acciones van a generar malestar y hasta atentar contra la salud física y mental de muchos.

Voy a referirme a casos concretos. Muchos de los POT de las ciudades y pueblos se terminan haciendo para favorecer a los constructores o a ciertas empresas, sin importar las consecuencias futuras en la pésima prestación de los servicios básicos y la movilidad de los ciudadanos.

Para no ir muy lejos, en Cali se desarrolló el Sur y especialmente Pance sin prever que las vías, el alcantarillado y los servicios de agua y energía básicos, de derecho fundamental de todos los ciudadanos, no iban a ser tan posibles.

Seguramente gran parte de ellos tienen todos sus permisos en regla, pero, ¿dónde está la ética cuando uno sabe que todos esos problemas se van a venir? Claro, el problema se le transfiere al municipio que después tiene que hacer esa infraestructura con la plata de todos los que pagamos impuestos. No son los constructores que ya sacaron sus utilidades los que van a solucionar el problema.

Muchos de esos proyectos se venden con unas excelentes ayudas audiovisuales e impresos que son desarrollados por unos hábiles publicistas que seguramente están en Bogotá o de golpe ni siquiera han ido a donde se va a hacer el ‘desarrollo’.

Se lo que digo porque he trabajado en el mundo de la publicidad y conozco cómo funciona el asunto.

Se venden ‘sueños’ a la gente, ‘vivir en la naturaleza’, ‘donde el aire es fresco’, etc., pero nunca se les dice a sus futuros compradores que se van a demorar horas en los trancones para llegar al ‘paraíso’.

Ya el Sur colapsó y el Oeste también, ahora ya empezó el mismo desastre de movilidad hacia Cristo Rey donde la vía es estrecha y el servicio de agua todavía no existe y mucho menos alcantarillado que resista esa gran carga por llegar. Pero se siguen vendiendo ‘sueños’.

Yo hago un llamado a las constructoras a que sigan en el negocio, pero con ética, que en un lote no metan hasta lo que más puedan para aumentar sus utilidades. Por favor a los futuros clientes muéstrenles las ventajas y desventajas de su posible inversión. Respeten la naturaleza existente. Piensen en sus nietos y no solo en sus bolsillos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS