El lujo cambió

Escuchar este artículo

El lujo cambió

Noviembre 11, 2019 - 11:45 p. m. Por: Miky Calero

Este escrito me llegó de un buen amigo, el viejo Harry de Manizales. No lo escribió él, no he podido saber quién lo hizo; pido permiso para reproducirlo, ¡me fascinó!

“El nuevo lujo es tener salud, libertad, tiempo, tener espacio en este planeta desordenado, tener huertas orgánicas, abejas, animales libres, matas nativas y bosques preservados.

¿Y quién puede darse ese lujo? ¿Y quién puede cuidarse de la salud física, mental, emocional, psíquica y espiritual? ¿Quién puede tener la libertad de ser lo que es, sin preocuparse por la opinión de nadie? ¿Quién puede tener tiempo de hacer lo que le gusta y disfrutar de lo que hace?

¿Tener tiempo de bailar solo, observar calmadamente una puesta del sol? ¿Cuidar de los animalitos abandonados y tener uno propio para cuidar. ¿Tiempo de cuidar el jardín y poder plantar muchos árboles, tomar un café al finalizar la tarde y leer un buen libro?

¿De poder hacer el amor con todo el tiempo del mundo? ¿De despertar de buen humor y creer que es posible presenciar pequeños y grandes milagros?

El nuevo lujo, es tener paz de espíritu, conciencia tranquila, meditar y sentir aquella felicidad que nace dentro de uno, sin importar lo que suceda afuera.

El nuevo lujo es saber que para ser feliz, tenemos que dejar que todos puedan ser felices también. No cargar el peso de malos sentimientos y pensamientos negativos, pero dejar que ellos pasen como pasan las nubes oscuras por el cielo.

El nuevo lujo es saber ser gentil con las personas que no conocemos, con los empleados, funcionarios, subalternos. Respetar al otro independientemente de su posición social, raza, color, tendencia política o credo. Respetar al ser humano que él es.

El nuevo lujo es tratar de entender a quien piensa diferente, a quien nos parece extraño y saber que la violencia en ese espacio no tiene cabida. El nuevo lujo es admitir nuestra debilidad, perdonar nuestros errores y aceptar de forma afable nuestros defectos.

Saber que nuestro encanto es esa mezcla de todo. Muchas veces confusa y desordenada, pero siempre tratando de ir por el buen camino, el del bien.

Todos tenemos fallas, todos hacemos tonteras, decimos cosas que no queríamos haber dicho, debemos saber pedir perdón…, es siempre liberador.

Una de las conquistas de ese nuevo lujo es esa plenitud. El nuevo lujo es experimentar, vivenciar, aprender. El nuevo lujo es conocimiento. Una visión abrazadora sobre el nuevo mundo en que vivimos en nuestro paso fugaz por este hermoso planeta azul.

Entonces, la búsqueda es ser feliz. El nuevo lujo, no es tener, y sí es ser”.

Definitivamente a uno, ¡nadie le quita lo bailao!

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS