Un mulato con corona

Escuchar este artículo

Un mulato con corona

Abril 12, 2021 - 11:55 p. m. Por: Mario Fernando Prado

Mientras que los dueños de bares y restaurantes están quebrados y sacan sus mesas y sus corotos a la mitad de la calle para mostrar y demostrar la gravísima situación por la que están atravesando, producto de las rigurosas medidas que está imponiendo el gobierno para evitar que siga la propagación del maldito covid, aquí en Cali hay un rumbiadero al que tales medidas le importan un ce u ele o y sigue desafiando y desafiante permitiendo que entren centenares de personas a su negocio tal como pudimos apreciarlo en el último video en el que el bailoteo y el amacice sin tapabocas y sin taparrabos demuestran lo aquí afirmado.

No conozco, ni quiero conocer al tal mulato que es el dueño de ese establecimiento. Se que es un salsero muy exitoso que al parecer tiene corona porque hace pocas semanas lo pillaron en las mismas y generó además, una polémica espantosa por las redes sociales con un fulano diciéndose cosas impublicables, con amenazas que hubieran merecido una investigación penal, pero ni lo uno ni lo otro.

El rumbiadero continuó muy campante, las amenazas terminaron en unos falsarios golpes de pecho y el tal mulato ‘como si na’.

Y ‘como si na’ siguió en las mismas y este fin de semana volvió a reincidir y le impusieron una sancioncita, me dicen que de solo diez días.

¿Habrase visto mayor liviandad, para no decir otra cosa? Porque en otra parte y desde la primera infracción le habrían cerrado el chuzo y pare de contar. Pero como aquí el señor de marras tiene corona, le hicieron el favor de que sólo pierda un fin de semana para que en el siguiente y repotencializado vuelva y juegue y continúe -repito- ‘como si na’.

O todos en la cama o todos en el suelo reza el sabio refrán popular que en este caso no se aplica ante la impávida y desconfiada mirada de los otros negocios de la noche que claman porque haya equidad y no estas preferencias que ponen en entredicho la imparcialidad del Estado.

Lo más grave de estos despelotes es que crecen los contagios entre la población joven, que se creen auto inmunes pero que llevan el virus a sus casas y coronavirizan a sus mayores especialmente a sus padres, tías y abuelos que no salen ni a la esquina y se cuidan minuciosamente. O sea que pagan justos por pecadores. Eso lo estamos viendo y padeciendo en las UCI que están a reventar hasta que lleguemos a un pico y se comiencen a morir pacientes por falta de atención. Como quien dice ‘el muerto al hoyo y el vivo al baile’.

Ni se sabe con qué saldrá el tal mulato coronado y alerto a las autoridades porque con gente así, uno nunca sabe.

***

Posdata: Me uno a los muchos comentarios que se han publicado profusamente en torno al fallecimiento de los dos Albertos, Anzola y Silva respectivamente, quienes me honraron con su amistad y con quienes departí en muchas oportunidades.

Cali y Palmira han perdido a dos de sus más grandes veedores de la agroindustria, la historia y la política regional. Bien merecen sendos o mejor un libro que narre y de cuenta de sus vidas, sus trayectorias y lo mucho que hicieron y no alcanzaron a hacer por su terruño amado.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS