Prioridades

Octubre 25, 2022 - 11:35 p. m. 2022-10-25 Por: María Isabel Ulloa

Con la llegada de un nuevo Gobierno llega también la construcción del Plan Nacional de Desarrollo. El Valle del Cauca tiene una buena experiencia con el PND del Gobierno pasado, ya que con el liderazgo del Bloque Parlamentario se incluyeron varios de los proyectos estratégicos de la región y se logró aumentar en más de $3 billones los recursos para el departamento.

Algunas opiniones pueden considerar que esto no fue útil dado que no se ejecutaron en su totalidad los proyectos incluidos, es importante recordar que todo lo que está incluido en la agenda de desarrollo departamental ha tenido avances. Por ejemplo, las contrataciones de la concesión de la malla vial del Valle del Cauca, la concesión de la doble calzada Buga-Buenaventura, la contratación de la factibilidad del tren de cercanías -que está próxima a terminarse, entre otras iniciativas que muestran progreso. Hay cosas que no se han finiquitado, pero nada está quieto. Tal es el caso de la vía Mulaló - Loboguerrero y la nueva concesión del aeropuerto Alfonso Bonilla Aragón, que está en proceso.
Aún falta camino por recorrer y son varios los retos que siguen latentes.

El desarrollo es una tarea continua, que requiere de una agenda de mediano y largo plazo y que no se puede medir en periodos cortos. Por esto, justo ahora, cuando empezamos una nueva discusión del PND tenemos que continuar articulándonos para llegar con propuestas claras que nos permitan avanzar en la agenda regional.

La educación debe estar en el primer orden. Una educación de calidad desde la primera infancia no puede ser una utopía. Debemos exigir más recursos para programas pertinentes de cualificación docente, liderazgo de rectores, y pensar en el fortalecimiento de la media técnica como una solución alcanzable para los jóvenes que deben salir del colegio a emplearse. En el competente ambiental, debemos priorizar la descontaminación del Río Cauca y saldar la deuda de la Ptar del sur y la de Cañaveralejo. Además, debido a nuestro potencial biodiverso, debemos pensar en pagos por servicios ambientales y sacar adelante el parque lineal del Río Cauca que será única garantía de sostenibilidad y gobernanza del Jarillón de Cali.

La seguridad no puede quedarse atrás. Temas como el aumento de homicidios, las economías ilegales, y el reclutamiento de niños, niñas y adolescentes por grupos delincuenciales, demandan intervenciones de acción inmediata, y aquellas estructurales dirigidas a hacer que los menores se queden en la escuela y tengan proyectos de vida.

Así mismo, tenemos que pensar en Buenaventura tanto en su dimensión social como en la infraestructura habilitante para la competitividad y la generación de empleo. Es clave el cumplimiento de la agenda social y es prioritario finalizar las obras de acueducto para garantizar el servicio de agua potable 24 horas al día. Así mismo, se deben brindar desde las instituciones nacionales los mecanismos para viabilizar con celeridad la estructuración y ejecución de los proyectos priorizados desde Fonbuenaventura.

La infraestructura, vista como habilitante para movilizar comunidades y mercancías, presenta retos cruciales donde esperamos la concurrencia del Gobierno Nacional. Uno de los más urgentes es el dragado de profundización del puerto de Buenaventura. También, está el tren de cercanías del Valle que viene avanzando, y cuya cofinanciación por parte del Gobierno Nacional en 2023 debe estar en primer orden de prioridad. De igual manera, se espera total apoyo de la nación en la recuperación del MÍO que es condición necesaria para el tren.

Se me quedan un par de temas por fuera, pero la agenda está clara y no hay duda sobre la cohesión alrededor de ella. Trabajemos juntos para sacar adelante nuestra agenda de desarrollo.

*Directora ejecutiva de ProPacífico

VER COMENTARIOS