Escuchar este artículo

¿Megxit?

Marzo 11, 2021 - 11:35 p. m. 2021-03-11 Por: Liliane de Levy

El príncipe inglés Harry (36 años) y su esposa la exactriz Meghan Markle (39 años) acaparan la atención mundial. Más que la pandemia, el terrorismo, la amenaza china, la tragedia venezolana, todo... Y ‘Megxit’ es el termino para referirse a la retirada del duque y la duquesa de Sussex de los deberes de la realeza británica, anunciada hace meses, con el propósito de exiliarse (en Canadá y luego Estados Unidos) y escapar del ‘tormento’ que para ellos significa vivir en Buckingham Palace y someterse a las exigencias de su ‘trabajo’.

Sobre este ‘penoso’ asunto conversaron durante dos horas en entrevista con la ‘papisa’ del periodismo norteamericano Oprah Winfrey que fue divulgada masivamente. Bajo la dirección de Meg -quien se presentó sola al encuentro periodístico y así subrayar que ella es su protagonista principal- y más tarde invitar a Harry a confirmar y apoyar lo contado por ella, con detalles personales, más precisos. Entonces supimos que desde su matrimonio en el 2018 la pareja tuvo que obedecer un protocolo ‘asfixiante’. Entre otras proezas, hacerle la reverencia a la reina y abuela, aun en las reuniones intimas, no poder llamar un ‘Uber’ cuando Meg quiere visitar amigas, superar diferencias de gusto a la hora de escoger vestidos de dama de honor con su cuñada Kate que la hicieron llorar, y sentirse discriminada racialmente (Meg es mestiza) cuando ‘alguien’ expreso inquietud sobre qué tan oscura sería el color de piel de su hijo Archie, antes de su nacimiento.

También se sintió abandonada cuando sufrió trastornos depresivos durante el embarazo que le inspiraron ideas suicidas. A su vez el príncipe reveló que estaba “atrapado” y finalmente liberado por Meg al alejarse de su familia y llevar la vida que desea, sin interferencias ni obligaciones. También contó que su decisión provocó la pérdida de sus privilegios de la corona cuando lo suspendieron de sus funciones y de los dineros que le correspondían como salarios para pagar su seguridad y el mantenimiento de la lujosa casa que compró en Montecito (cerca de Santa Bárbara en California) por la módica suma de 14,5 millones de dólares. Ahora ‘tiene’ que sobrevivir con la herencia que le dejó su madre, la recordada princesa Diana, de nada más que 300 millones de dólares... Definitivamente la realeza inglesa pertenece a un planeta que no conocemos ni entendemos.

La entrevista con Oprah fue calificada de bomba atómica mediática y dividió al mundo en seguidores de Meg y Harry que admiran su ‘valentía’ por denunciar los abusos de la familia real y los seguidores de la familia real que rechazan las denuncias y califican a Meg y Harry de ingratos y mentirosos. Parecería que la serie ‘The Crown’ sigue levantando ampollas en el seno de la familia real británica.

Sin entrar a juzgar a su majestad Isabel II (94 años) -que a mi modo de ver es una reina ‘cool’ que cumple con su deber con rigor y abnegación a pesar de una familia que no siempre la hace quedar bien y un marido (bordea los 100 años) enfermo y hospitalizado, ni dudar de la veracidad de los cargos enumerados por Meg y Harry en su contra, uno se pregunta: ¿Por qué la entrevista con Oprah? ¿Si Meg y Harry deseaban exiliarse para llevar una vida discreta y ‘normal’ y lo consiguieron, a qué viene tanto escándalo? Los maliciosos dicen que por dinero. Oprah la periodista famosa embolsilló más de 15 millones gracias a la entrevista. Meg y Harry dicen que no cobraron pero el escándalo aportó a la nueva sociedad de producción que fundaron (Archewell) una publicidad gigantesca, con contratos jugosos similares a aquel que firmaron con Netflix de 100 millones de dólares y el otro con Spotify de 30 millones de dólares. Una empresa que los expertos aseguran, será billonaria muy pronto. Continuará.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS