La domadora en la boca
del león

Mayo 02, 2022 - 11:50 p. m. 2022-05-02 Por: Jotamario Arbeláez

Me dicen los lectores que muchas de mis columnas, en vez de opiniones, parecen poemas. En verdad, en ocasiones tomo algún suceso del mundo, de la ciudad, de la familia, o de la habitación, y lo narro de manera que se acerque a la literatura, en este caso a un cuento infantil. Practico un género transgenérico en el que se mezclan el poema, el cuento, la crónica, el diario y hasta el ensayo, con lo cual vengo trabajando los 12 tomos que componen Los días contados, cada uno con un tema, el amor, la divinidad, los libros, los viajes, el sexo, la violencia, las drogas, que vengo trabajando desde el 2000. Espero les guste este, escrito con base en un caso sucedido hace 10 años, en Kuwait.

“En los 13 años que llevaban juntos, Cézar, el dueño del circo, Cézar, el león, y Elena, la esposa del primero y domadora del segundo, nunca se había presentado el menor incidente desagradable entre ellos, ni en las funciones de miércoles a domingo ni en la intimidad de la vida bajo el cielo carpado. El empresario y su esposa vivían en una furgoneta vecina de la jaula, y no era extraño en las medianoches de luna llena escuchar los gemidos lastimeros del león respondiendo a los gemidos de gozo de la domadora.

Las funciones se llevaban a cabo en perfecta normalidad en Kuwait, y ni la guerra del Golfo interrumpió la programación. El número del león y su ama arrancaba aplausos y lágrimas, pues el látigo restallaba cada vez más ríspido en las carnes de la fiera, y en sus respuestas pesadas y lentas dejaba ver el león el intenso amor por su dueña.

El león había nacido en Birmania y la pareja lo recibió cachorro como presente agradecido de los niños de una escuelita del golfo de Bengala, por donde pasó Sakyamuni. Prácticamente no había conocido a su madre, aplastada por la pata de un elefante ciego, y se alimentó a base de unos colosales teteros de leche que Elena le daba con no fingida ternura, pues la pareja no tenía hijos. Una vez adulto, a partir de los once meses, el carnívoro félido seguía una dieta balanceada de antílopes tiernos y cebras nonatas, que Cézar le procuraba de la nómina del circo.
En una ceremonia solemne a la que asistió todo el personal humano e irracional del circo y el alcalde de Kuwait, y que consistió en lanzar desde el trampolín al león en un cubo de agua, Cézar el empresario bautizó con su nombre a la fiera, que se volvió un reflejo fiel de su amo arrevolverado.

La luna llena pasada fue especialmente sofocante en el Asia. Terminada la función final del sábado, Cézar se tendió con su esposa que olía penetrantemente a mascota, pues estrenaban un nuevo número en el que ella metía la cabeza en la boca del felino y la sacaba con la cabellera húmeda de vaho de saliva. Una pasión extraña inflamó a Cézar esposo, quien tenía por costumbre apañarse la parte del león, y los ramalazos de placer de Elena se expandieron por el circo dormido.

En la función del domingo, tan pronto Elena incrustó su cabeza en la boca de Cézar, este hundió sus colmillos en el marfil de su cuello. Dice la enciclopedia que el león sólo ataca cuando está herido, y es de suponer que sangraba el ego feroz. El certero balazo de Cézar en el corazón de su hijo adoptivo no evitó la tragedia, sino que vino a engrosar con otra muerte el historial de peligro de los triángulos amorosos.
Es falso que el león se haya suicidado, como reza piadosamente el despacho”.

Coda: Por cordial invitación de la Librería Nacional y la Biblioteca Centenario, estaré en Cali presentando el libro Mi reino por este mundo. Los poemas de la vida, escrito entre 1960 y 2000, y que en su versión de 1980 ganó el Premio Nacional de Poesía de la Oveja Negra y Golpe de Dados. Es una preciosa edición a cargo del Programa editorial de la Universidad del Valle, que dirige Francisco León Ramírez. En la Nacional del Oeste el viernes 6 de mayo a las 6:00 p.m. y en la Centenario el sábado de 4:00 a 5:00 p.m.

Lee contenido sin límites en elpais.com.co por $800 primer mes
VER COMENTARIOS