Conversar – negociar

Escuchar este artículo

Conversar – negociar

Diciembre 11, 2019 - 11:55 p. m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

El 15 de noviembre de 2019, a una semana del inicio de las marchas en Colombia, el presidente Duque decía en la clausura de la Cumbre del Petróleo y Gas, realizada en la capital del país, que “La protesta pacífica es un derecho democrático, la protesta pacífica es una forma de expresarse en democracia, la protesta pacífica es una oportunidad para escuchar, para entender las preocupaciones colectivas”. Agregó que la invitación es a que “pacíficamente nos escuchemos” y resaltó cómo, desde el inicio de su Gobierno, ha mostrado esa voluntad de diálogo con la realización de 41 Talleres Construyendo País, más de 60 consejos de seguridad en los territorios y visitas constantes a las comunidades”.

El 23 de noviembre a dos días de haber pasado la marcha y de haber escuchado la invitación a una mesa de conversación nacional, como primera respuesta resultado de las marchas, el Espectador nos dio a conocer una carta de numerosos artistas dirigida al Señor presidente en la cual todos le pedían: “Escuche, siéntese, dialogue” y que señala la importancia de un presente que no se puede dejar pasar.

Me atrevo a transmitir la de uno de ellos que me parece resume la de todos los que allí se expresaron: “Señor presidente, con la mano en el corazón de un ciudadano más que ama nuestro país, le solicito amorosamente que si a los colombianos nos va a llegar algún momento para el diálogo y para escuchar la voz de la diversidad de la que tanto nos enorgullecemos como nación, ese momento ha llegado, y le tocó a usted escuchar el clamor del pueblo”, Carlos Jacanamijoy.

Los ‘promotores del paro nacional’ piden conversar en mesa especial y bajo 13 condiciones, las cuales aceptadas, llevarían al levantamiento del paro y no están de acuerdo en el llamado a otros actores que deben según el presidente estar presentes en las conversaciones.

Lo esencial para una negociación, la cual se definiría como una actividad o método por el que dos o más partes, y aquí es la Nación, así lo demostraron los participantes en las marchas, no era solo unos gremios o sindicatos, eran los colombianos, con muchas inconformidades y propuestas que quieren respuesta ya, y le tocó al presidente Duque el momento de darles soluciones que satisfagan a cada uno de ellos, pero para llegar a una negociación, lo primero, lo principal es la conversación, escucharse.

Como es necesario mantener la calma y separar a las personas de las dificultades que puedan traer, pienso que como Salomón, el rey, hay que tomarse esas goticas de espiritualidad, que ayudan a ese componente de la naturaleza humana a pedir la sabiduría divina para poder escuchar al pueblo que se gobierna y así saber responder adecuadamente lo que el Bien Común necesita.

Ese, Escuche, Siéntese, Dialogue, exige mucha humildad, porque para pasar de la conversación al dialogo, hay que estar dispuestos a ceder, a pensar en el otro, a meterse en el cuero del hermano y aceptarlo como persona y sentirlo, hueso y carne de la misma que es uno y así pensar en grande, dejando lo personal, para buscar lo de todos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS