“Busca aquello que une”

“Busca aquello que une”

Abril 21, 2019 - 11:45 p.m. Por: Jorge Humberto Cadavid Pbro

La cultura occidental nació por la renovación de costumbres que trajo la naciente comunidad cristiana, que a partir del hecho de la resurrección de un tal llamado Jesús socavó los cimientos del ya decadente imperio romano con el mensaje de amor y misericordia que practicaban esos primeros convertidos.

Ellos se reunían en sus casas para seguir aprendiendo más de aquel, al que todos lo sentían vivo y presente y que les animaba a enfrentarse a un mundo del más fuerte, poderoso y rico con la sencillez del compartir fraterno, del respeto por el otro y de la alegría de sentirse libre de apegos y pasiones egoístas, lo que hacía que los de fuera observaran aquel amor que ellos reflejaban y así se interrogaban el porqué de ese estilo de vida y les seguían.

Precisamente en estos días de abril cuando los cristianos acaban de celebrar esos acontecimientos que provocaron el revolcón en la cultura de la ya decadente civilización Helénica que tenía como punta de lanza al imperio romano, me encuentro con la noticia de que en la casa Santa Martha, donde vive el papa Francisco, se autorizó para los pasados días 10 y 11 de abril una reunión en forma de retiros espirituales, que se convirtió en una verdadera reflexión espiritual de autoridades civiles.

Asistieron seis miembros de la Presidencia de la República de Sudán del Sur que asumirán sus encargos el próximo 12 de mayo: el presidente de la República, Salva Kiir Mayardit, y los cinco vicepresidentes designados, Riek Machar, Teny Dhurgon, James Wani Igga, Taban Deng Gai y Rebecca Nyandeng De Mabior.

Por parte de las autoridades eclesiásticas del país, asistieron al retiro los ocho miembros del Consejo de las Iglesias de Sudán del Sur. El retiro fue predicado por el arzobispo de Gulu (Uganda), Monseñor John Baptist Odama, y el presidente de la Conferencia de los Superiores Mayores del África y Madagascar, P. Agbonkhianmeghe Orobator.

La iniciativa fue organizada por común acuerdo entre la Secretaría de Estado y la oficina del Arzobispo de Canterbury, con la finalidad de ofrecer, por parte de la Iglesia, una ocasión provechosa para la reflexión y la oración, así como para el encuentro y la reconciliación, en un espíritu de respeto y de confianza, a aquellos que en este momento tienen la misión y la responsabilidad de trabajar por un futuro de paz y de prosperidad para el pueblo de Sudán del Sur.

Me he detenido en estos detalles, para mirar que se puede soñar en llegar a una verdadera fraternidad, paz y convivencia pacífica si recurrimos a esas riquezas humanas que tiene el hombre por ser un ser esencialmente espiritual,  que pasa por una experiencia terrenal y buscamos como lo dice el lema escogido para esta ocasión: “Busca aquello que une. Supera aquello que divide”.

Si por allá se puede, ¿por qué por acá no podemos hacer algo parecido?

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas