Policías en su salsa

Policías en su salsa

Enero 29, 2019 - 11:55 p.m. Por: Jorge E. Rojas

¿Qué pasará con los policías que le dieron una paliza al chico que los grabó mientras echaban de una esquina a un malabarista y su perro?

Aunque el registro del abuso ha estado dando vueltas desde la noche del sábado, cuando ocurrió en Buga, para quienes hayan permanecido a salvo de las noticias de los últimos días –o para quienes insistan en minimizarlo-, la cosa fue así de acuerdo con sus propias palabras: “Tuve un percance con la Policía, me detuvieron unos de la Sijín porque estaba grabando un video en la calle: estaban quitándole a un malabarista el puesto de trabajo en la esquina. Me detuvieron, me sacaron un arma, nos pidieron los documentos, de ahí llamaron una patrulla porque supuestamente estábamos muy altaneros… Me llevaron a la comisaría… Cuando estaba en la comisaría, nos llevaron a mi amigo y a mí -que íbamos en una moto-, a un cuarto a supuestamente verificar las identidades de nosotros; estando ahí, mi amigo se sentó y me dijeron que me sentara y yo no me quería sentar. No me quería sentar y están dos policías de la Sijín y dos que trabajan ahí de civiles, me dijeron que me sentara y yo dije que no me quería sentar… Un man dijo, ¡¡sentate que no estás en tu casa!! Y yo dije que no me quería sentar porque yo no he hecho nada, no tengo por qué estar aquí. Y justo cuando le dije eso me metió un golpe en la cara. Después me metió dos más, acá y acá (dice señalándose la sien de cada lado): ¡¡Es que no estás en tu casa!! Me reventó la nariz y me empezaron a salir chorros de sangre. Ahí yo me senté y entre cinco, acorralándome, me empezaron a decir: ¡¡Y tocalo, tocalo a ver qué te pasa!! Y yo no había hecho absolutamente nada. Saqué mi celular para tratar de grabar la sangre que estaba en el piso y uno de los policías que estaba allí, uno de los patrulleros, me escupió y me volvió a pegar dos veces en la cabeza… Yo grabé casi todo…”.

El testimonio, las huellas de la sangre en el piso e incluso la cara de uno de los policías, quedaron guardadas en la efímera eternidad de las historias de Instagram del chico, Andrés Felipe Ortiz, popular en redes sociales como @felipeorvi, por ser el realizador audiovisual de la cantante de reguetón ‘Karol G’ y de otras celebridades millennials que pronto ayudaron a viralizar el contenido que se convirtió en denuncia. Irrefutables, ahí están subtituladas todas las pruebas: su tránsito en moto con el celular andando, los policías, la esquina, el malabarista, el perro indefenso, el momento en que lo detienen, la intimidación de los radios, las heridas en su rostro, el miedo que le revienta el llanto, la indignación. Sobre una de las imágenes finales que componen la secuencia narrativa, una selfie que en primer plano retrata la brutalidad de los uniformados, Andrés Felipe dejó escrito: “Esto fue mucho después de la golpiza, porque para dejarme salir de la estación me hicieron lavar toda la sangre de la cara…”.

¿Pasará algo con los policías? El comandante de distrito en Buga, Iván Lopera, ya abrió el cajón de las declaraciones previsibles, prometiendo lo de cada vez a la hora de salir del paso ante la prensa: la apertura de una investigación. Suena como un chiste pero parece que es en serio: necesitan pesquisas, contrapruebas, testigos, revisar las cámaras de seguridad de quién sabe cuántas cuadras a la redonda, imagino. Quién quita que todo sea un montaje. Que la sangre fuera salsa de tomate. O que el malabarista fuera un terrorista temerario. ¿Pasará algo con los policías? Ah sí, seguro: probablemente serán trasladados a Leticia o Punta Gallinas, donde internet no sirva y las historias de Instagram no se alcancen a contar.


VER COMENTARIOS
Columnistas