Escuchar este artículo

Empresarios y sociedad

Junio 02, 2021 - 11:45 p. m. 2021-06-02 Por: Gustavo Moreno Montalvo

Empresa es toda actividad organizada en forma racional para producir y distribuir bienes y servicios. El Estado tiene dimensión empresarial en ámbitos donde el mercado no la puede impulsar; así, el crecimiento económico y social tiene vínculo con la inversión en investigación, desarrollo e innovación, asunto de alto riesgo financiero cuyos beneficios sociales incluyen la construcción de conocimiento y la formalización de método, con impacto positivo en los procesos de educación superior.

Sin embargo, son los empresarios del sector privado, en cada localidad, quienes deben impulsar agendas vinculadas con las ventajas comparativas relativas de las regiones: ellos asumen riesgos bajo premisas razonables, y así crean opciones de empleo. Su tarea requiere identificar esas ventajas y la inversión pública en educación y servicios básicos necesaria para su aprovechamiento, hacer la evaluación financiera de la inversión en bienes de capital e impulsar la construcción de destrezas. La tarea es personal: vivir en un lugar implica participar en la búsqueda de oportunidades para el sitio.

El capital internacional escoge dónde invierte entre un abanico de opciones, con preferencia donde aumente más el valor de los flujos futuros; los ejecutivos de sus unidades de negocios tienen el deber de afinar su gestión para conciliar los objetivos de la firma con los de su comunidad.

El economista J. A. Schumpeter entendió que la destrucción creativa es motor de la evolución económica: al avanzar en la acumulación de capacidad para producir e innovar, los ámbitos con ventajas para las ciudades región cambian. Así, la mano de obra eficiente y barata para procesos manufactureros pierde sentido con el mayor ingreso que resulta de aprovechar conocimiento acumulado y refinar los servicios. La especialización de las firmas debe ser flexible: se requiere entrenamiento permanente para que el capital humano facilite la tarea de diversificar productos y servicios con creciente complejidad y, por ende, con más valor agregado. En la minería y otras actividades cuyo cimiento es el aprovechamiento de recursos naturales, una sola empresa o un conjunto limitado de estas pueden dominar una región. En estos casos es clave la responsabilidad de impulsar el buen uso de recursos públicos hacia la formación de los habitantes para actividades diferentes.

Los gremios son agrupaciones empresariales legítimas, pero no pueden asumir la tarea de liderar el cambio. Su ámbito debe centrarse en compilar información subsectorial, analizarla e impulsar la formación razonable de reglas para facilitar el crecimiento. Facilitan la remoción de barreras que inhiben oportunidades, pero no pueden sustituir a los empresarios en la tarea de promover estrategias de desarrollo. Los empresarios tienen responsabilidades más allá del resultado financiero. Deben reconocerlas y cumplir con ellas.
Sigue en Facebook Gustavo Moreno

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS