De nuevo ‘Santrich’

De nuevo ‘Santrich’

Julio 05, 2019 - 11:55 p.m. Por: Gustavo Duncan

Es increíble que un personaje tan insignificante en sí mismo se convierta en el centro del debate político nacional. La elaboración teórica del discurso de ‘Santrich’ a duras penas puede competir con el de cualquier primíparo universitario con aspiraciones revolucionarias. Su popularidad en las urnas es inversamente proporcional al rechazo que causa su estilo pendenciero. El “quizás, quizás, quizás” a la víctimas fue la peor salida que pudo tener una organización que aspiraba a ganarse la aprobación de la sociedad luego de todos los excesos y la violencia cometida como parte de las Farc.

Sin embargo, por la propia coyuntura, la suerte del insignificante ‘Santrich’ está atada a las grandes decisiones políticas que se toman en el país. El cierre del proceso de paz, la JEP, el referendo para reformar las cortes, la legitimidad de la oposición de izquierda, etc., pasan en gran parte por lo que suceda con ‘Santrich’ porque simboliza demasiado para la formación de opinión. En especial para encauzar las demandas políticas de los radicales de derecha y de izquierda. Se ha convertido casi que en una cuestión de honor.

Con su aparente fuga, aunque prácticamente se da como un hecho, dadas las circunstancias, el ambiente no puede quedar más encendido. Para quienes defendieron su causa la fuga fue un desastre. Toda su argumentación basada en la defensa del Estado de Derecho y la presunción de inocencia se desplomó. Quedó en evidencia que su liberación y posicionamiento como congresista no sirvió para nada y que, sabiéndose culpable, ‘Santrich’ prefirió evadir la Justicia. ¿Qué cara le van a poner ahora Petro e Iván Cepeda al país?

El mensaje para la JEP ante la sociedad es también muy desafortunado. El tribunal aparece como el gran salvador de ‘Santrich’. De haber dejado que el procedimiento judicial siguiera el trámite regular ‘Santrich’ estaría en Estados Unidos y no fugitivo. Podría parecer, en adelante, que todos los mandos exguerrilleros deberían ser enviados a prisión para prevenir que también se fuguen. Pero lo cierto es que el caso ‘Santrich’ fue especial y no amerita ese tipo de medidas. El delito por el que fue detenido ocurrió luego del acuerdo de paz, así que la situación de ‘Timochenko’, ‘Alape’ y demás exguerrilleros que han cumplido con sus compromisos no debe verse afectada.

Eso en principio. El problema es que la fuga de ‘Santrich’ sí tiene cómo convertirse en un argumento poderoso para reformar la JEP y la Justicia transicional derivada del proceso de La Habana. Lo que podría ser un desastre para el sector de las Farc comprometido con los acuerdos. Por algo, ya desde el partido Farc han salido a desmarcarse de la decisión de ‘Santrich’. Al igual que lo han hecho muchos analistas de izquierda quienes se sintieron utilizados cuando en su momento defendieron las decisiones de la JEP y de la Corte. Coinciden en que sería una decisión que pesaría mucho sobre el proceso de paz.

No obstante, en el largo plazo que ‘Santrich’ se fugue tiene su lado positivo. Estaba claro que la Justicia iba a tener que extraditarlo más temprano que tarde. Los videos y grabaciones son pruebas contundentes en un proceso tan delicado políticamente. Desde una prisión en Estados Unidos iba a ser mucho el ruido que crearía sobre el proceso. Al menos ahora desde algún escondite en Venezuela estará obligado a guardar silencio y volver a su estado natural de insignificante.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS