Escuchar este artículo

Oasis

Octubre 15, 2019 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

Un río, desbordado por una súbita crecida, inundó en cierta ocasión un huerto, destrozando plantas y hierbas.

Entre otras cosas, arrancó de la planta dos calabazas, arrastrándolas con la poderosa corriente.

Las calabazas avanzaban flotando y una de ellas muy ligera emergía más que la otra que apenas sobresalía del agua.

La primera calabaza, bien orgullosa, se burló con soberbia de su frágil compañera:

- ¿No te da vergüenza? ¿Acaso tienes miedo? Mírame a mí; ¡Qué bien floto y me sostengo! Puedo competir con la corriente en velocidad.

La otra calabaza la escuchó, pero no respondió nada y siguió tranquila en el agua.

Pero una rana, que iba cerca sobre un grueso tronco quiso poner las cosas en su punto:

- No te des tanta importancia, amiga. -le dijo a la jactanciosa-.

Y agregó: ¿Sabes por qué flotas mejor que tu compañera? Sencillamente porque estas vacía por dentro.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS