Oasis

Escuchar este artículo

Oasis

Agosto 20, 2019 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Uno de los relatos bíblicos que más me seduce aparece en el primer libro de Samuel, capítulo 16.

Allí se narra como Samuel va a ungir al nuevo rey de Israel, elegido entre los hijos de Jesé, en Belén.

El papá se los presenta y, cuando Samuel ve a Eliab, el mayor, se dice: “sin duda este será el elegido”.

Entonces Dios le dice a Samuel en su interior: “no mires su apariencia ni su gran estatura.

La mirada de Dios no es la mirada del hombre; el hombre mira las apariencias y Dios mira el corazón”.

El hecho es que delante de Samuel pasan siete hijos y él siente que ninguno es el elegido.

Pregunta si falta alguno y le dicen que falta el más pequeño que está cuidando las ovejas.

Lo llaman y Dios dice a Samuel que lo unja como nuevo rey. Ojalá mires siempre el corazón y no las apariencias. Lo superficial engaña.

@Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS