Oasis

Oasis

Julio 11, 2019 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Una de las lecciones más exigentes para los padres de familia es tratar a sus hijos como seres autónomos y libres.

Cuesta mucho porque casi siempre se llama amor a la dependencia, a la posesividad o la odiosa sobreprotección.

Amar sin apegos no es fácil y lo corriente es crear ataduras que aprisionan y son fuente de dolor.

Toda relación con asimientos es fuente de sufrimiento en distintos momentos de la vida y también al morir.

Por eso hay que soltar a los hijos y formarlos para que asuman su propio destino con los riesgos que eso conlleva.

Pero a ciertos padres eso les suena raro y tienden a sobreproteger y a hacerles daño a esos hijos que dicen amar.

De algún modo se sienten indispensables y solo tienen ojos para ver peligros y riesgos por doquier.

Sofocan a sus hijos y, después, sufren cuando ellos se recuestan, no maduran o se alejan buscando una necesaria libertad.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS