Oasis

Oasis

Abril 11, 2019 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Aunque un escéptico lo rechace, antes del 2000 llegaron los niños índigo y luego los niños cristal, muy sensibles y vulnerables.

Se dice que los primeros venían a romper paradigmas y los cristal o arco iris como pacificadores y creadores de un mundo mejor.

Ahora también nacen niños diamante que son más intuitivos, muy conectados con lo espiritual y con una sabiduría especial.

Muchos tienen dones especiales y habilidad para transformar energías, son en extremo amorosos y recuerdan otras vidas.

Suelen ser delgados, ambidiestros, comen poco o son vegetarianos desde pequeños y aman la naturaleza.

Rechazan la falta de autenticidad, la manipulación y la disciplina que se impone a la fuerza o con el temor.

Dicen que los seres humanos tenemos activados 20 de los 64 patrones o códigos del ADN y ellos otros 4 más.

Los niños requieren padres y educadores de mente abierta, amorosos y en sintonía con lo trascendente. Vamos para mejor, no para un apocalipsis.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas