Oasis

Oasis

Abril 08, 2019 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

El agua es la única sustancia presente en la tierra en tres formas: líquida, sólida y gaseosa.

Y esos tres cuerpos que adquiere el agua como líquido, hielo o vapor son un buen espejo de lo que pasa en la muerte.

Tú eres un espíritu que un día se reviste de materia, pero hay más cuerpos además del físico.

Hay cuerpo etérico, hay cuerpo astral y eso no es un invento esotérico porque videntes serios ven esos cuerpos.

La muerte, entonces, no es aniquilación sino paso entre vidas y cambio de lo material al espiritual.

Un cambio en el que tu esencia permanece, del mismo modo que el agua sigue siendo agua cuando se evapora.

Al morir sigues viviendo y regresas al mundo de Dios del que habías venido. Morir es volver a casa.

¿Y qué haces allá? Vivir, o sea, amar, creer, crear, relacionarte y seguir evolucionando. No le temas al más allá, sino a vivir mal en el más acá.

Mi nuevo libro ‘7 frenos para morir bien’ en realidad te da 7 ayudas para vivir bien: sin apegos, temores, odios, enredos y otros frenos.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas