Oasis

Oasis

Marzo 31, 2019 - 11:15 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Amado Padre celestial, me siento sereno cuando acepto que todo lo que vivo es valioso en mi existencia, incluso lo negativo.

Las experiencias traumáticas y las crisis son sólo exigentes aprendizajes para evolucionar espiritualmente.

Lo que llamo un problema es una situación que me pide cambios internos y prescindir de lo que me frena.

Cada dificultad es una oportunidad para romper ataduras, soltar lastre y escribir un nuevo libreto.

Una cuota de dolor es necesaria en la vida para madurar, renovarme y valorar lo que es importante.

La tristeza nos permite apreciar la alegría y las distancias les dan un nuevo brillo a las presencias.

Hay dolores que no puedo evitar, pero la mayoría los evado si actúo con un amor sapiente y unido a ti. Sufro si peleo con la realidad.

Gracias, Dios de amor, por estar siempre conmigo como estabas con Jesús en su terrible calvario. Te amo y me amas.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
Columnistas