Oasis

Oasis

Marzo 10, 2019 - 06:15 a.m. Por: Gonzalo Gallo

Para la sicología el apego es el vínculo afectivo bidireccional entre un niño y sus cuidadores principales, generalmente sus padres.

Un apego sano y seguro facilita aprender muchos aspectos de la vida como la regulación de las emociones.

Un niño con un apego seguro tiene mejores recursos y estrategias para gestionar sus emociones y salir adelante.

El apego es sano cuando no crea dependencias alienantes en las que se llega a no ser feliz sin alguien.

Es nefasto generar una relación en la que necesitas al otro porque toda dependencia va a traer sufrimiento.

Un buen apego crea un vínculo de confianza y protección para el niño, sin disminuir su autonomía.

Por eso, ofrece al hijo amor y relaciones de confianza y seguridad, fomenta su autonomía, curiosidad y exploración.

Está bien si al crecer es seguro de sí mismo, confía en los demás, y sabe manejar sus emociones y solucionar conflictos.

VER COMENTARIOS
Columnistas