Oasis

Oasis

Noviembre 19, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Quien juzga por apariencias y sin visión de futuro dice: “Mire como les va de bien a los malos”. Mentiras.

Sólo es cuestión de tiempo para que cosechen los amargos frutos de su
actuar como lo sufre ahora ‘El Chapo’ Guzmán, un ‘rico pobre’.

Fue un campesino adolescente que entró al mundo criminal cultivando marihuana en la zona rural de Sinaloa.

Paso a paso, con astucia e inteligencia, llegó a convertirse en la principal figura del narcotráfico internacional.

Obtuvo 14.000 millones de dólares, una fortuna que protegió con pagos a funcionarios corruptos y a su ejército de mercenarios.

Hoy a los 59 años sufre y se ve vencido ese ‘héroe popular’ que huyó dos veces de prisiones de máxima seguridad.

Se le atribuyen muchos asesinatos y ahora pide humanidad al juez para ver a sus hijitas y recibir un beso de su esposa.

No tiene ya su pistola con diamantes incrustados o su AK-47 chapada en oro, ni envía toneladas de heroína, cocaína y marihuana.

La vida es sembrar y cosechar, pero ‘los vivos’ están seguros de que nada les va a pasar; ‘vivos bobos’.

VER COMENTARIOS
Columnistas