Oasis

Oasis

Octubre 30, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

Buen número de personas despiertan y de una vez activan el piloto automático para todo el día.

Laboran y deambulan de acá como robots para allá sin consciencia, sin corazón y sin sensibilidad.

El hacer y el tener los hipnotiza, su ser anda apagado o congelado y del amor saben muy poco.

Pasan al lado de la vida y en su trajinar ignoran que lo más importante de la vida es la vida misma.

Entonces el destino los sacude y una tragedia o un golpe llegan para despertarlos y recordarles qué es lo valioso.

Casi siempre con el dolor como maestro eligen cambiar y darle prioridad al amor y a la paz interior.

Claro que no todos toman consciencia y algunos vuelven a una vida de azares, vértigo y consumo.

Siéntate en un lugar de la ciudad y te será fácil distinguir a los pocos seres conscientes y a los que andan en automático.

VER COMENTARIOS
Columnistas