Oasis

Oasis

Septiembre 30, 2018 - 06:10 a.m. Por: Gonzalo Gallo

No te rindas como nunca lo hizo el pintor español Goya, 1746-1828, quien padeció de sordera, cólicos abdominales y molestos vértigos.

No fue nada fácil para él asumir sus muchas limitantes, pero lo hizo con ánimo y nos dejó valiosas obras.

La sordera de un pintor tan especial hizo que se abriera la primera aula para sordos en España.

Pero Goya no ha sido el único artista superado, también lo fueron Tolouse Lautrec y Pierre Auguste Renoir en Francia.

Lautrec salió adelante a pesar de su cuerpo contrahecho y su baja estatura de sólo 1,52 metros.

Lástima que su vida bohemia y desordenada, además del alcoholismo, deterioraron su salud.

Renoir siguió pintando en su edad adulta, soportando una seria artritis reumática con terribles dolores.

Pintaba desde su silla de ruedas con un pincel amarrado al dedo que ya no podía manejar; tanto amaba su oficio.

VER COMENTARIOS
Columnistas