Oasis

Oasis

Septiembre 27, 2018 - 11:30 p.m. Por: Gonzalo Gallo

El sufrimiento es dolor sin amor, es dolor sin aceptación. El sufrimiento es resistencia a la realidad.

Cuando el dolor nos tritura y el mal nos oprime, dudamos de Dios como lo expresa el salmo 13:

“¿Hasta cuándo, Señor, seguirás olvidándome? ¿Hasta cuándo me ocultarás tu rostro? ¿Hasta cuándo sentiré angustia en mi alma y tristeza en mi corazón, día tras día?”.

Ese drama nace de una fe en la que todo se ve como voluntad divina y esa fe algún día se desmorona como un árbol podrido.

Por tanto, ve a Dios de otra manera y acepta que Él puso la vida y la muerte en nuestras manos.

Cree en un plan esencial de vida trazado antes de encarnar, que incluye exigentes aprendizajes.

Por eso Jesús afrontó duras pruebas y murió en una cruz sin que Dios interviniera para salvarlo porque eso estaba en su misión.

Confía en un Dios que nunca te deja. Cree que con fe y paciencia puedes asumir lo que sea y salir adelante.

VER COMENTARIOS
Columnistas