Oasis

Escuchar este artículo

Oasis

Enero 04, 2021 - 11:30 p. m. Por: Gonzalo Gallo

Unido a ti, Dios de amor infinito y energía creadora, cultivo lo que me regala paz interior: el amor incondicional.

Creía que dar amor incondicional a quien me da odio era de necios. Hoy sé que es de sabios.

Amarme y amar me da una calma interior en la que nada me perturba ni me genera miedos.

Con amor incondicional logro eliminar de mí el sufrimiento que es mental y brota de pelear con la realidad.

Gano paz al dejar de hacer resistencia a la realidad y decido fluir en lugar de batallar con lo que no puedo cambiar.

Elijo vivir en la felicidad, irradiar bienestar, ser un ser de amor, de paz y de luz, y la gente que se me acerca se contagia de ello.

La felicidad es una esfera de luz tapada cuando la cubre el velo del desamor. Puedo producir la luz, si amo y me amo.

Mi vida fluye serena, a pesar de los contratiempos, porque decido aceptarme, aceptar a los otros y aceptar la realidad.

Sigue en Instagram @Gonzalogallog

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS